El coronavirus ha arrasado con todo, hasta con las principales marcas de lujo de moda. El cierre de tiendas y los aforos limitados que muchas de estas compañías han soportado ha supuesto un desplome en sus ventas -en el caso de Burberry-, a proponer despidos (Ralph Lauren) o necesitar financiación extra (Pepe Jeans). Estas y otras firmas de moda atraviesan momentos complicados y su futuro pende de un hilo.

Noticias relacionadas

Sin lugar a dudas quien lo está pasando peor es Ralph Lauren. El grupo prevé ahorrar entre 180 millones y 200 millones de dólares al año. Proceso que culminará antes del final del ejercicio fiscal 2021. De ahí que la compañía estadounidense baraje acometer despidos entre sus empleados, aunque sin desvelarse por el momento la cifra concreta.

Las marcas de lujo no esconden el impacto de la Covid en sus cuentas financieras. Burberry ha cerrado el último ejercicio con unas ventas de 2.633 millones de libras (2.900 millones de euros aproximadamente), un 3% menos. El resultado operativo de la empresa se hundió un 57%, hasta 189 millones de libras (210 millones de euros). La compañía británica atribuye al coronavirus la caída de ventas ante el cierre de sus tiendas y la pérdida de clientes.

La Covid también ha paralizado una de las mayores compras que el sector de lujo esperaba. En septiembre, el grupo francés de lujo Moët Hennessy Louis Vuitton (LVMH) ha decidido cancelar la compra de la cadena estadounidense de joyerías Tiffany debido a una "sucesión de eventos" que han "debilitado la transacción".

LVMH ha explicado que el Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores de Francia ha solicitado a la empresa que, como respuesta a la amenaza de aranceles realizada por Estados Unidos, retrase la compra de Tiffany hasta el 6 de enero de 2021 como mínimo. Asimismo, la propia Tiffany ha solicitado extender el plazo de formalización de la compra hasta el 31 de diciembre.

Refinanciación en Pepe Jeans

Otras marcas de reconocido nombre como Pepe Jeans han tenido que recurrir a financiación extra para poder sobrevivir a la crisis de la pandemia. En su caso ya arrastraba problemas del pasado. Así, la compañía ha redefinido las condiciones de su crédito sindicado, de 230 millones de euros, con la banca, que ha ampliado la financiación en 46,6 millones de euros más.

En España, Pepe Jeans comercializa las licencias de distribución en España de Tommy Hilfiger y Calvin Klein. A cierre de su ejercicio fiscal, la compañía cuenta con 84 establecimientos, de los que 33 son espacios de El Corte Inglés, 12 son outlets y 38 tiendas normales, de las que están ubicadas a pie de calle o en centros comerciales, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. 

Siguiendo en nuestro país, y más concretamente en Madrid, el ocaso de la moda de lujo tiene su reflejo en la ‘Milla de Oro’ de la capital. Si con el inicio de la desescalada se preparaban para abrir con todas las medidas de seguridad preparadas y en busca del turista nacional, meses después con los rebrotes, las marcas de lujo de Madrid apenas tienen clientes (aquellas que están abiertas).