La España rural resurge este verano de la mano del turismo nacional o turismo de segundas residencias. El confinamiento y el teletrabajo por el Covid les dio más ‘vidilla’ y ahora las vacaciones llenan los pueblos y disparan las ventas de negocios como los supermercados. Y aquí, enseñas regionales como Covirán o Consum aprovechan su ubicación.

Noticias relacionadas

Los supermercados situados en municipios de menos de 4.000 habitantes están registrando una mayor frecuencia de compra que en las tiendas urbanas y un incremento de ventas en torno al 15% en un verano marcado por la crisis sanitaria del Covid-19, según la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

La gran mayoría pertenece a cadenas regionales, cooperativas y franquicias, que cumplen una función fundamental de creación de empleo y actividad en dichas zonas. Se calcula que el entorno rural, considerando a los municipios de menos de 10.000 habitantes, tiene disponible una red de 6.810 establecimientos de distribución moderna de alimentación.

El 53% de las tiendas de Covirán 

La enseña granaína Covirán cuenta con el 53% de sus establecimientos (algo más de 1.500 tiendas) en núcleos de hasta 10.000 habitantes. Estos suelen estar ubicados en municipios de 3.220 habitantes de promedio, con una distancia media de 110 kilómetros a la costa y con una sala de ventas de 163 m2.

Fuentes de Covirán señalan a Invertia que sus establecimientos rurales reflejan un “mejor balance en las ventas y ritmo de negocio frente a los que están ubicados en hábitat de mayor tamaño”, basándose en las métricas de ticket medio, ventas en valor y ventas en volumen de las tiendas durante los meses de mayo, junio y julio, comparando los años 2019 y 2020. 

En este sentido, los resultados que demuestran una situación aventajada en estos últimos meses de post-Covid son, según la enseña, un ticket medio que ha crecido considerablemente (varios euros) respecto al del año anterior, el tráfico o visitas a la tienda cae sensiblemente menos en los entornos rurales que en los urbanos y en los rurales la carga de la cesta se incrementa mucho más, consiguiendo en sus ventas un crecimiento tanto en valor como en volumen por encima del 15%

Por último, de toda la geografía nacional donde Covirán tiene importante cobertura, las provincias que más destacan por supermercados Covirán rurales frente a urbanos, con un resultado mucho más favorable (tanto en valor como volumen) están repartidos por Almería, Badajoz, Cádiz, Córdoba, Granada, Jaén, Málaga, Sevilla, Tarragona, Vizcaya, León, Zamora y Zaragoza. 

Desde Covirán reconocen que se están dando diferentes hechos que favorecen la mejor evolución de las tiendas rurales, “como un desplazamiento del turismo de costa hacia el interior como medida espontánea adoptada por la población para evitar el turismo masivo de playa, que hasta este año era lo habitual en la época estival”.

Las franquicias de Consum 

Las franquicias Charter que Consum tiene en poblaciones de menos de 4.000 habitantes son unas 115 aproximadamente. En total, la red de franquicias Charter ronda los 318 supermercados, repartidos por el arco Mediterráneo, Castilla-La Mancha y Aragón.

Y en cuanto a su evolución, “comparando las ventas de Consum a Charter de los meses de junio y julio de 2020, respecto a los de 2019, se han incrementado sobre un 10% a superficie dinámica”, señalan desde la compañía a Invertia.

Dia sale de los pueblos

Estas cadenas se pueden aprovechar de la salida de una de las enseñas icónicas de los pueblos. El pasado mes de septiembre, Dia decidió cerrar una de sus marcas franquiciadas, Cada Dia. El cierre de las 201 tiendas se ha realizado en función del acuerdo con cada uno de los establecimientos. Desde la compañía estiman que a lo largo de 2020 desaparezca la enseña de forma definitiva, tras la finalización de los contratos más largos.

El cese de la actividad de Cada Dia se enmarca dentro de la simplificación y unificación de los formatos y líneas de actividad del grupo, como parte de su estrategia de negocio y del nuevo plan de transformación de la compañía.

Este formato estaba enfocado a las poblaciones más pequeñas, especialmente las rurales, para que el franquiciado, sin tener la necesidad de transformar el establecimiento en una tienda Dia, pueda ofrecer productos de la marca. De hecho, en algunas poblaciones era el único supermercado que existía.