La comida a domicilio se ha consolidado como una fuerte vía de crecimiento para los restaurantes que han visto reducidos sus ingresos debido a la crisis generada por el Covid-19. Los restaurantes que ya disponían del servicio a domicilio vieron aumentar sus pedidos entre un 40-50% durante este periodo, según los resultados de la VIII edición del Gastrómetro elaborado por Just Eat

Noticias relacionadas

Además, muchos restaurantes que no repartían su comida a domicilio han decidido apostar por este servicio, dando lugar a un aumento del 200% en las altas de los restaurantes respecto el mismo periodo del año anterior.

Los cambios provocados por la crisis del Covid-19 también se han visto reflejados en los hábitos de consumo de los usuarios, que ahora planifican más los menús: las visitas a la plataforma de comida a domicilio han aumentado un 65% por la mañana y un 48% por la tarde. Asimismo, se ha detectado un aumento del 27% de las visitas en las ciudades más pequeñas (hasta 30.000 habitantes) y de un 7% en las ciudades medianas (entre 30.000 y 70.000 habitantes).

Crece el negocio

Los datos de la presente edición muestran el potencial que tiene el mercado de la comida a domicilio en España, que crece exponencialmente año tras año. Según un análisis interno de Just Eat, el mercado de la comida a domicilio aportó 2.418 millones de euros a la economía española en 2019, de los cuales 740 procedieron de los pedidos online

Esto supone un 31% respecto al total de pedidos (por teléfono y online) y un incremento de un 23% respecto al año anterior (cuando la cifra ascendió a 600 millones de euros), lo que demuestra que las plataformas online están ganando un peso cada vez mayor en el mercado de la comida a domicilio.

“Los datos avalan el papel fundamental que juega el sector de la comida a domicilio en nuestro país. Este año se cumplen 10 años desde que creamos la categoría online de comida a domicilio en España y, desde entonces, hemos demostrado que una compañía nativa en la economía digital puede ser rentable y, al mismo tiempo, perfectamente compatible con la creación de un modelo de negocio sostenible en materia económica, medioambiental y laboral”, señala Patrik Bergareche, director general de Just Eat en España.

La comida italiana, la más demandada

El Gastrómetro de Just Eat revela cuáles son los hábitos de consumo de los españoles a la hora de pedir a domicilio. Así, los datos de la última edición confirman que la italiana es el tipo de cocina más pedida por los usuarios; seguida de la oriental, la turca, la americana y la japonesa.

Dentro de las cocinas que han experimentado un mayor incremento en volumen de pedidos, destaca la irrupción de la gastronomía coreana, que ha crecido más de un 257% respecto al año anterior. En concreto, uno de los platos que más han triunfado este año ha sido el bibimbap, que consiste en un cuenco de arroz con vegetales y carne.

Por otro lado, pedir el desayuno a domicilio se consolida como una opción que cuenta cada vez con más adeptos, registrando un crecimiento del 143% respecto al año pasado. El resto del ranking de los tipos de comida con mayor crecimiento en volumen de pedidos lo completan la comida hawaiana, con el poke como plato estrella (+221%), las crepes (+135%), la comida vegana (95%) y la africana (+71).

Los días con más pedidos registrados durante 2019 fueron los domingos y festivos (siendo el domingo 1 de diciembre el día del año en el que se pidió más comida a domicilio), el día de San Valentín, la noche de Halloween, Año Nuevo y la noche de Reyes, finales de partidos importantes, noches electorales y los días de estrenos de series y finales de realities de televisión. Destaca también que el 66% de los pedidos a domicilio se realizaron en pareja y que cada vez más usuarios (hasta un 44%) optan por hacer su pedido a restaurantes independientes. 

Futuro del sector

El reparto basado en un modelo laboral responsable es uno de los principales aspectos que el mercado deberá tener en cuenta para promover el crecimiento sostenible de este sector. En esta línea, Just Eat defiende que es la única plataforma de reparto de comida a domicilio que basa su modelo en la laboralidad. Es decir, trabaja principalmente con restaurantes que tienen sus propios repartidores y, en el caso de los restaurantes que no disponen de servicio de reparto propio, se les ofrece la posibilidad de gestionar los repartos a través de empresas externas especializadas con las que Just Eat tiene acuerdos de colaboración.

Los repartidores de estas empresas son trabajadores por cuenta ajena, que cuentan con un contrato de trabajo, con todos los beneficios sociales que estos comportan y con las respectivas contribuciones a la Seguridad Social que este régimen requiere.

Otro de los puntos clave que marcará la evolución del sector en los próximos años es la tecnología, a través de fenómenos como la robótica. La entrega de comida con vehículos autónomos será un fenómeno que irá entrando poco a poco en el reparto a domicilio. De hecho, según datos del Gastrómetro, a un 59% de los usuarios les gustaría que su pedido se lo trajese un robot.

Consciente de ello, Just Eat realizó a principios de 2020 la primera entrega de un pedido de comida a domicilio a través de un vehículo de reparto autónomo en España. Se trata del robot Yape, un robot que se mueve a partir de un motor eléctrico y que puede cargar hasta 70 kilogramos.

Asimismo, la sostenibilidad medioambiental se verá reflejada en dos ámbitos: la movilidad y los envases. Cada vez son más los restaurantes que optan por utilizar envases ecológicos y vehículos eléctricos para el reparto de los pedidos.

Por último, las cocinas ciegas cada vez están cobrando una mayor importancia en un sector en constante evolución. En este sentido, Just Eat no cuenta con cocinas ciegas propias, pero sí colabora con más de una decena de restaurantes asociados que trabajan con dicho modelo de negocio y que cuentan con las garantías legales que avala el contrato de colaboración.