No habrá impuesto a los ricos para financiar la factura de la crisis del coronavirus. Así lo ha dejado entrever la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, al ser preguntada por la aparición de Amancio Ortega como uno de los principales beneficiados de la escalada bursátil de las últimas semanas. 

Noticias relacionadas

Montero también ha aprovechado para destacar el "comportamiento ejemplar" que está teniendo Inditex durante la crisis del Covid-19. En concreto, ha hecho referencia a la decisión del grupo que comanda Pablo Isla de no poner en marcha un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). 

Para la portavoz se trata de una empresa que "mantiene el empleo desde la responsabilidad corporativa", y ha recordado que también colabora con el Gobierno a través de las plataformas de distribución, la fabricación de batas y material sanitario o distintas donaciones a la sanidad pública. 

Cierra el debate

Unas palabras con las que la titular de Hacienda da por cerrada una discusión que se había puesto encima de la mesa en los últimos días en algunos medios de comunicación: la de impllantar un impuesto de solidaridad para los ricos, y que así pudieran contribuir a la reconstrucción del país durante la crisis. 

Montero también se ha referido a la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital sin dar grandes novedades. Tan sólo que el objetivo es presentarlo y ponerlo en marcha durante el próximo mes de mayo, tal y como avanzaba este jueves Moncloa. 

También el propio Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha señalado que su intención es que llegue a cerca de un millón de hogares, de los que medio millón serán hogares con niños y un 10% serán monoparentales.