La nueva sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, situada en la Plaza del Marqués de Salamanca, concluirá a principios del próximo mes de julio. En un primer momento, se estimó que el edificio estaría concluido a principios de 2018. La obra, que arrancó con un presupuesto de 69 millones de euros, finalmente, tendrá un sobrecoste de 15 millones, ya que el gasto final rondará los 84 millones.

Noticias relacionadas

La reforma ha sido promovida por la dirección general de Patrimonio del Estado, que depende del Ministerio de Hacienda, y ha sido ejecutada por Tragsa. Que la sociedad pública haya sido la encargada de realizar los trabajos ha hecho que el precio final no se haya disparado todavía más.

Eso se ha debido a un hecho que un experto en el sector lo explica de la siguiente manera: “Tragsa trabaja a jornal base. Es decir, que el coste por trabajador es inferior al de una empresa privada. Eso sí, sus empleados tienen más derechos que aquellos otros a los que se conocen como ‘pistolas’. Estos suelen cobrar también las horas extras más caras”.

Reforzar forjados

Una de las causas que han llevado al retraso en la obra, y al pertinente sobrecoste, ha sido que ha habido que reforzar muchos forjados. Algo que no estaba previsto inicialmente, y que no se vio hasta que comenzó la reforma. Fuentes del sector mencionan que “se tarda tres veces más en reforzar que en hacer una obra nueva”. Otros factores han sido el pago de determinados impuestos, y la retención del 1% cultural por la Ley de Patrimonio Histórico Español.

Una vez que Tragsa entregue la obra, quedará la mudanza. Un movimiento que podría llevar de cuatro a seis meses, y cuyo coste aproximado estaría alrededor de los 300.000 euros. De ahí que, previsiblemente, a finales de año unos 1.200 trabajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores, que ahora están repartidos por diferentes sedes, se acaben trasladando a la que fue antigua sede del Instituto Nacional de Industria (INI).

El traslado a una única sede supondrá un importante ahorro para la cartera ahora en manos de la ministra Arancha González Laya. Cada mes, el desembolso por el alquiler de edificios se sitúa en el entorno de los 600.000 euros. Cuatro Secretarías de Estado y gran parte de sus direcciones generales están ubicadas en Torres Ágora, al norte de Madrid, junto a la M-30. Otro inmueble también está alquilado en la calle Pechuán.

El nuevo edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores data de 1942. En 2000 pasó a ser sede del ministerio, y en 2004 tuvo que abandonarse debido a la presencia de naftaleno, una sustancia nociva para la salud de las personas (provoca irritación en los ojos, picor en la piel y dolores de cabeza). Fue en 2014 cuando arrancó el proyecto que, finalmente, acabó firmándose en 2016. El tiempo estimado de realización fue de 30 meses.

Eficiencia energética

La nueva sede del Ministerio de Asuntos Exteriores ocupa más de 11.000 metros cuadrados de superficie, con más de 50.000 metros cuadrados construidos. Una de sus características es que la remodelación se ha hecho en base a criterios de sostenibilidad y eficiencia energética.

Así, por ejemplo, se utiliza la energía geotérmica y fotovoltaica. También cuenta con una cubierta vegetal, un sistema de recuperación de agua de lluvia, y un aparcamiento para bicicletas. El parking ha sido una de las últimas actuaciones que se han llevado a cabo.