El Plan Horizon de Ferrovial es contundente. De 2020 a 2024, la cartera de infraestructuras de la compañía presidida por Rafael del Pino va a sumar más de 4.000 millones de euros en dividendos. De esa cantidad, el grueso corresponderá a autopistas. En concreto, 3.280 millones de euros (el 78% del total). Los 720 millones de euros restantes (22%) procederán de aeropuertos y otros servicios.

Noticias relacionadas

Sin embargo, llegó la pandemia y los números presentados por su consejero delegado, Ignacio Madridejos, se han ido al traste. En el caso concreto de los aeropuertos, en 2020, los dividendos procedentes de Heathrow (la joya de la corona de la compañía junto a la autopista canadiense 407 ETR) se quedaron en unos raquíticos 29 millones de euros. Cantidad que se correspondía con el primer trimestre del año, el único en el que hubo reparto.

Porque, desde entonces, los dividendos por los aeropuertos han brillado por su ausencia. Algo que se alargará a lo largo de 2021 y, quién sabe, si en 2022. Todo dependerá de la evolución de la pandemia y de las decisiones que tomen las autoridades sobre movilidad.

Montaña rusa

Con estos datos, el dinero que tiene previsto Ferrovial recibir de los aeropuertos es toda una quimera. Más si se echa la vista atrás. Entre 2014 y 2019, los dividendos han vivido una particular montaña rusa. Ferrovial recibió en esos seis años (uno más que el que contempla el plan actual) un total de 1.181 millones de euros.

Ferrovial tendría que vivir ejercicios como el de 2014 para salvar los dividendos de los aeropuertos previstos en el Plan Horizon. Ese año, engordó sus arcas por este concepto con 341 millones de euros.

Los dos años siguientes fueron muy parejos: 132 y 134 millones, respectivamente. En 2017 dio un salto, con 237 millones. Pero, en 2018, se desinfló hasta los 191 millones. Tendencia que continuó en 2019: 145 millones. Con un año bajo mínimos (2020), con sólo los 29 millones ya citados, y un año 2021 a cero, la previsión de 720 millones se antoja misión imposible.

Además, los datos del aeropuerto londinense siguen sin acompañar. Heathrow transportó 22,1 millones de pasajeros en 2020. Es decir, un 72,7% menos respecto a 2019. De enero a abril de 2021, las cifras no remontan: sólo 2,2 millones de usuarios. Es más, se ha pasado de los más de 677.000 pasajeros de enero, a los poco más de 536.000 de abril.

Autopistas al ralentí

La situación en autopistas, sin ser tan crítica como en aeropuertos, tampoco presenta signos de alcanzar las cotas previstas de 3.280 millones de euros. En 2019, los dividendos recibidos por Ferrovial fueron de 494 millones de euros. Un salto al que contribuyó la incorporación de la NTE (North Tarrant Express) texana que se tradujo en 166 millones más.

En 2020, y pese a la incorporación de otra autopista texana más, la Lyndon B. Johnson (LBJ), la cantidad se redujo hasta los 340 millones de euros. En años anteriores, en 2014 se llegó a los 255 millones; en 2015, subió hasta los 267 millones; un año después, la cantidad fue de 290 millones; en 2017, se redujo a 277 millones; y, en 2018, se ‘infló’ hasta los 296 millones.

La 407 ETR sólo distribuyó dividendos en el primer y el tercer trimestre de 2020: 160 millones. En 2019, esa cantidad fue de 309 millones. Ni sumando nuevos activos, los dividendos de autopistas previstos por Ferrovial en su Plan Horizon tienen visos de alcanzar las cotas establecidas. El principal “vector de crecimiento”, como así lo definió la compañía, no termina de arrancar.

“En los próximos años, el pago de dividendos dependerá en gran medida de la duración y evolución futura de la pandemia, mientras que la recuperación de los niveles de tráfico de estos activos se espera que sea más lento que en el caso de las autopistas”. Esta es la visión de Ferrovial en su Memoria 2020 sobre los aeropuertos.

Largo periodo

Según la propia empresa, los niveles de tráfico de AGS (los aeropuertos de Aberdeen, Glasgow y Southampton) no se esperan recuperar antes de 2025. Mientras que los de Heathrow, serán para un año después. “Existe una elevada incertidumbre debido al impacto en los tráficos de decisiones gubernamentales o internacionales”, advierte Ferrovial. De ahí que piensen en revisar las estimaciones de manera periódica.

Se da el hecho de que Heathrow acaba de cumplir 75 años como aeropuerto comercial. Fue un 31 de mayo de 1946 cuando se abrió a la aviación civil. Desde entonces, por sus puertas han pasado más de 2.500 millones de pasajeros. Las estadísticas disponibles del aeropuerto abarcan solo desde el año 2005 en adelante. Y nunca, desde entonces, había tenido unas cifras tan negativas.

Por lo que respecta a las autopistas, y el impacto a corto y medio plazo de la Covid-19, Ferrovial espera “una recuperación más rápida de los tráficos”. Una afirmación basada en la inmunidad de rebaño y la posterior reactivación económica.

Ferrovial cerró el primer trimestre de 2021 con unas pérdidas de 86 millones de euros. Dichas pérdidas, en el mismo periodo de 2020, fueron de 111 millones de euros. El impacto de los aeropuertos, por la Covid-19, fue un elemento determinante.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información