La contratación de obra pública por parte de la Administración se ha hundido hasta 5.810 millones de euros en los once primeros meses de 2020, lo que representa un retroceso del 43,1% con respecto al mismo periodo de 2019.

Noticias relacionadas

Estos 5.810 millones de euros están repartidos entre el Estado (1.998 millones de euros), las comunidades autónomas (1.662 millones) y las administraciones locales (2.150 millones), según los datos proporcionados este jueves por la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de infraestructuras (Seopan). En cuanto a su evolución comparado con el ejercicio anterior, representan caídas del 61,9%, 35,4% y 9,8%, respectivamente.

Si se proyecta la media mensual de los diez primeros meses de 2020 al resto del ejercicio, la Seopan ha estimado que la contratación al final de año se situaría en 6.338 millones de euros, un 42,3% inferior a la de 2019 (4.654 millones de euros), situándonos en niveles reales de contratación de 2015, según la patronal de las constructoras y concesionarias.

Licitación pública

Por su parte, la licitación pública de las administraciones públicas en los once primeros meses de 2020 ha sido un 28,7% inferior con respecto a la del mismo periodo de 2019 hasta 11.733 millones de euros, apunta Seopan.

Al dividirlos por las tres administraciones, todas han registrado caídas (53,4% Estado, 25,0% comunidades autónomas y 6,5% administraciones locales) han registrar 2.629 millones de euros, 4.063 millones de euros y 5.041 millones de euros, respectivamente.

Al proyectar la media mensual de los diez primeros meses de 2020 al resto del ejercicio, Seopan ha obtenido una estimación de licitación en 2020 de 12.799 millones de euros, un 30,0% inferior a la de 2019, que implicaría una estimación de 5.491 millones menos de licitación que en 2019, situándonos en niveles reales de licitación pública de 2011.