ACS presenta este viernes sus resultados correspondientes al primer semestre en medio de positivas valoraciones de los analistas respecto de la marcha de la compañía. El mercado considera que lo peor ya pasó y que la operadora de infraestructuras comenzará a levantar el vuelo en la segunda parte del ejercicio.

Noticias relacionadas

Los expertos asumen que entre enero y junio las cifras no serán las mejores, porque incorporan la peor parte del confinamiento del segundo trimestre, pero creen que las perspectivas del corto plazo son buenas debido al crecimiento de la contratación en las últimas semanas, la baja deuda de la compañía y su buena situación de liquidez.

Unas valoraciones que han llevado al grupo presidido por Florentino Pérez a crecer casi un 10% en bolsa durante el mes de agosto, casi el doble de lo que ha mejorado el Ibex 35 en este mismo periodo. 

El primer trimestre ACS ganó 201 millones de euros, un 28,5% menos, pero con unos ingresos de 9.553 millones, superiores en un 3,1%. La constructora justificó esta caída por el impacto de la crisis de la Covid-19 y el confinamiento que tuvo especial relevancia en sus filiales Abertis y Clece.

Pese a todo, según los analistas de Bankinter estos resultados fueron mejores de lo esperado en ventas y Ebitda. Los resultados operativos brutos llegaron a los 751 millones, un retroceso de solo el 1,4%.

Resultados 2020

Respecto de la marcha entre abril y junio, la actividad de ACS no sólo se vio impactada por el parón de dos semanas de la actividad en España a comienzos de trimestre, sino que además por los problemas que se produjeron en todo el mundo. La elevada internacionalización de ACS impactará en mayor medida en sus cuentas. 

De esta manera, los resultados que se conocerán este viernes serán claves para valorar el impacto global del coronavirus para todo 2020. Los analistas estiman que los beneficios estarán en torno a los 600 y 800 millones de euros este año, pero todo dependerá de cuál sea la caída del segundo trimestre. En la medida que se acote el impacto de la Covid, se estará más cerca de la parte alta de esta horquilla.

Para el resto del año las perspectivas son mucho mejores de la mano de los contratos ganados por las filiales de ACS en todo el mundo. Esto demuestra que la compañía sigue muy activa y asegurándose cartera para los próximos meses, muy duros desde el punto de vista macroeconómico. En medio de una crisis global, ACS sigue trabajando a pleno rendimiento en Latinoamérica, Australia y Europa.

Esta semana se conoció que Thiess -proveedor de servicios mineros de CIMIC- se adjudicó un contrato de servicios mineros con Mantos Copper en Antofagasta, Chile. La filia de ACS se encargará de los servicios de carga y transporte, incluido el mantenimiento de la flota, para mover mineral de cobre.

Del mismo modo, CPB Contractors ganó recientemente dos contratos en Australia Occidental y Queensland por un valor de 78 millones de euros. La filial de Cimic ganó un proyecto de minería en Australia Occidental y el otro para servicios esenciales en una presa en Queensland.

Contratos en Australia

UGL, una empresa del Grupo Cimic (ACS), obtuvo también tres contratos de construcción y mantenimiento en el sector minero de Australia por un valor combinado de más de 120 millones de euros. Estos contratos se ejecutarán en un periodo de varios años y contemplan servicios mecánicos, eléctricos, de instrumentación y de acceso para mantenimiento.

Hace una semana también se conoció que Sedgman -otra filial de ACS- se adjudicó un contrato en la mina Jellinbah en el centro de Queensland. El contrato de ingeniería, adquisiciones y construcción (EPC) entregará una planta mejorada de procesamiento y manejo de carbón. 

Del mismo modo, ACS sigue haciéndose fuerte en la adjudicación de megaproyectos eólicos en EuropaDragados Offshore (filial de ACS) fue elegida -en consorcio con Siemens- para el desarrollo de la plataforma de conversión HVDC para Borwin5.

El proyecto consiste en un sistema de transmisión de energía eléctrica con una capacidad de 900 megavatios entre el campo eólico marino He Dreiht, operado por EnBW, en la costa alemana del Mar del Norte y el punto convertidor de conexión en tierra.

Finalmente, Cimic comunicó este jueves otros dos contratos en Australia e India por un importe total de 64,84 millones de euros. CPB Contractors, filial de Cimic, se adjudicó la construcción de un polideportivo y un centro de música para un instituto de educación secundaria en la ciudad australiana de Brisbane, cuya finalización está prevista para 2021.

Subida de la acción

Una marcha operativa que ha tenido premio en bolsa. ACS ha conseguido situarse entre las 20 firmas con mejores recomendaciones de todo el Stoxx 600De acuerdo con el consenso de FactSet, más del 90% de los expertos aconseja comprar, mientras que el resto recomienda mantener y no hay analistas que opten por vender.

En concreto, le otorgan un precio objetivo medio de 30,70 euros, lo que supone potencial alcista de casi el 40% respecto a su cotización actual de 21,52 euros. De momento, las acciones de ACS crecen un 10% desde el 31 de julio, situándose como uno de los valores que más crecen en agosto -el doble del 5,4% que ha mejorado el Ibex- y muy por encima de muchos otros gigantes que coquetean con mínimos históricos. 

Para Intermoney, el mercado no ha valorado aún la resistencia de las operaciones de ACS, ni las ventajas de su presencia global. Indican además que sus perspectivas son buenas ya que se espera que su facturación siga creciendo en un contexto de deuda neta casi inexistente y una liquidez superior a los 12.000 millones de euros. Las previsiones indican que volverá a superar los 1.000 millones de beneficios en 2022.

Por su parte, el analista de Invertia, Eduardo Bolinches, indica que desde el punto de vista técnico, una de las cosas más positivas es la rápida recuperación que han tenido las acciones de ACS tras el derrumbe sufrido desde sus máximos del pasado mes de febrero en los 29,56 euros y los mínimos que llegamos a ver en los 10,472 euros del pasado 19 de marzo en pleno ataque de la epidemia por el coronavirus.

"La reacción fue justo de la mitad, es decir, un rebote hasta los 19,98 euros en 17 sesiones bursátiles. Una de las reacciones más importantes de los valores que componen el selectivo español", concluye Bolinches.