El beneficio neto atribuible de ACS en los tres primeros meses del año alcanzó los 201 millones de euros, mostrando una caída del 28,5% respecto al año anterior. Este retroceso en las ganancias de la compañía ha estado provocado por la menor contribución de Abertis, 40,4 millones de euros menos que el año anterior, y el impacto en el beneficio de Clece, 10,3 millones de euros, y las diferencias en la valoración de instrumentos financieros (30 millones de euros), sin efecto en caja.

Noticias relacionadas

Abertis se ha visto sustancialmente afectada por las medidas de confinamiento y restricción de la movilidad decretadas en la mayoría de los países donde opera, provocando caídas drásticas en el tráfico medio diario desde el mes de marzo y afectando significativamente a sus resultados.

Su contribución en el primer trimestre al Ebitda del grupo ha caído en 50,5 millones de euros y al beneficio neto en 40,4 millones de euros. A medida que estas restricciones se vayan levantando, la compañía espera que se recupere paulatinamente el tráfico.

En Clece, por su parte, se han paralizado o reducido significativamente las actividades de limpieza y mantenimiento de aquellas infraestructuras sociales que han cesado su actividad, como centros escolares o de ocio, instalaciones no esenciales y el transporte aéreo

El impacto en el Ebitda y en el beneficio neto ha sido de 12,4 y 10,3 millones de euros respectivamente. En el resto de actividades el impacto ha sido mínimo, y en Construcción el fuerte crecimiento de las ventas de Turner en Estados Unidos ha compensado la devaluación del dólar australiano.

El beneficio bruto de explotación de ACS alcanzó los 751 millones de euros en este periodo, disminuyendo un 8,3%. La menor contribución de Abertis, cuyo beneficio se consolida en el Ebitda de ACS, y el impacto de Clece son la razón de esta caída. Sin considerar Abertis, el beneficio bruto de explotación del resto de actividades se reduce únicamente un 2,7%

El beneficio neto de explotación, por su parte, disminuyó un 12,0% y se sitúa en los 491 millones de euros. Igualmente, sin considerar Abertis, el Ebit del resto de actividades se redujo un 3,2%

Alta aportación de servicios industriales

La actividad de servicios industriales se ha desmarcado como el negocio que más alegrías ha dado a ACS en este principio de año. Entre enero y marzo, obtuvo un beneficio neto de 120 millones, lo que representa el 60% del beneficio neto de todo el grupo.

La facturación en servicios industriales en este primer trimestre ha alcanzado los 1.913 millones de euros, disminuyendo un 5,5% como consecuencia del retraso en el inicio de algunos proyectos y la devaluación de las monedas latinoamericanas. Ajustado por tipo de cambio, las ventas caen un 1,6%.

En el primer trimestre de 2020, el beneficio bruto de explotación alcanzó los 222 millones de euros, un 5,8% menos que en el mismo periodo del año anterior (4,5% menos ajustado por tipo de cambio) y en línea con la evolución de las ventas. El margen Ebitda se situó en el 11,6%.La cartera del área de servicios industriales asciende a 9.652 millones de euros, con el 72% de contratos internacionales. 

En lo que respecta al negocio de construcción, las ventas internacionales alcanzaron los 6.941 millones de euros, una cifra que representa el 96% de la facturación total de la actividad de construcción, siendo América del Norte y Australia los mercados más importantes. Las ventas en España representan un 4,3% del total.

El beneficio bruto de explotación de Construcción alcanzó los 520 millones de euros tras crecer un 0,7%, situando el margen sobre ventas en un 7,2%. La cartera de obras a marzo de 2020 asciende a 60.834 millones de euros, un 96% internacional. En los últimos doce meses la cartera ha crecido un 0,5% ajustada por las variaciones de tipo de cambio.

Evolución de la deuda

ACS presenta al cierre del primer trimestre de 2020 un saldo de deuda neta de 2.374 millones de euros, equivalente a 0,8x el Ebitda anualizado. Esta cifra es 1.477 millones de euros mayor que hace un año tras haber afrontado los pagos derivados de la salida del mercado de Oriente Medio por parte de CIMIC por un importe de 800 millones de euros, el incremento en las inversiones y remuneración al accionista.

Durante el primer trimestre de 2020 el grupo ha invertido más de 250 millones de euros en proyectos de energía y activos concesionales, así como 103 millones de euros en incrementar su participación en CIMIC. También el Grupo ha destinado 206 millones de euros al plan de recompra de acciones propias de ACS.

Igualmente, a 31 de marzo 2020, ACS contaba con un saldo de efectivo de 9.054 millones de euros que, unido a los 3.329 millones de euros de líneas de crédito disponibles, suma una liquidez de más de 12.000 millones euros. Adicionalmente el la compañía cuenta con activos financieros corrientes por un valor superior a los 1.500 millones de euros.