La reputación ha sido durante los últimos años una asignatura pendiente para la banca. Tras la pasada crisis financiera, el rescate bancario y ciertas malas prácticas mancharon la imagen del sector y a día de hoy, pese a su actuación durante la pandemia, todavía no ha podido cerrar este capítulo, algo que desde el sector achacan a no haber sido capaces de comunicar su papel al apoyar a la sociedad. El Banco de España, por su parte, les recuerda que también son importantes "los elementos de acción".

Noticias relacionadas

Esta circunstancia se ha hecho patente durante la pandemia. Los bancos han dedicado los últimos meses a apoyar a la economía con financiación (en su mayoría avalada por el Estado) y moratorias y desde el sector se ha incidido en múltiples ocasiones en que en esta crisis "no han sido el problema, sino la solución".

Sin embargo, en las últimas semanas estas acciones se han visto empañadas tras las críticas del Gobierno sobre los "altos" sueldos de los directivos de la banca, la puesta en marcha de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) para miles de trabajadores y la apertura de un expediente por parte de la autoridad de Competencia a cuatro bancos por sospechas de malas prácticas en algunos casos de concesión de créditos ICO, y ha vuelto a la palestra el debate sobre la mala reputación del sector.

Comunicación

Desde la banca lo achacan a su dificultad a la hora de trasladar a la sociedad lo positivo de su papel, especialmente durante esta crisis, como han dejado patente esta semana algunos pesos pesados del sector, que han pasado por el tradicional curso de verano que organizan la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie) y BBVA.

"No siempre explicamos bien el papel que el sector juega en la sociedad", apuntó en la inauguración Carlos Torres, presidente de BBVA.

Por su parte, César González Bueno, consejero delegado de Sabadell, señaló que "hay que seguir comunicando las funciones de la banca". Asignó este problema reputacional al sector en su conjunto, dado que "la reputación de tu banco es mejor que la de la banca y la reputación de tu gestor es mejor que la de tu banco".

"Tenemos un déficit a la hora de ser capaces de transmitir lo que estamos haciendo", concluía José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB).

La respuesta dada por la banca a la crisis de la pandemia es una prueba de su responsabilidad social. "El sector ha sido capaz de ayudar a la economía. Estos hechos tienen que tener un peso muy importante [en la imagen de la banca] de cara al futuro", esperaba Roldán.

El presidente de la patronal se refería así a los más de 100.000 millones de euros concedidos a través de los créditos ICO, la financiación avalada por el Estado, una cifra que, recordó, es equivalente a la que sobrevoló a la banca para su saneamiento durante la pasada crisis financiera. 

"En la última crisis bancaria por 100.000 millones tuvimos que pedir un rescate europeo", explicó Roldán, que añadió que "es objetivo, no es debatible, que sin el sector [financiero] no hubiera habido solución".

Para el presidente de la patronal es necesario valorar que ya estamos llegando al final de la pandemia y "no hay ningún problema de estabilidad financiera". "Tenemos que ser capaces de entender el entorno en el que estamos y que cualquier cosa que quede por debajo de la excelencia es absolutamente insuficiente", añadió.

Rifirrafe con la CNMC

De hecho, para atajar este problema de mala reputación también tras esta crisis, el sector publicará en las próximas semanas un protocolo para reforzar su compromiso social. Entretanto, la banca afronta las críticas por el expediente abierto por la Comisión Nacional de la Competencia y los Mercados (CNMC) en relación con la concesión de los créditos ICO.

Roldán puso esta semana el acento en lo "incómodo" de que las aperturas de los expedientes se comuniquen públicamente, de forma que el investigado sufre una "pena de telediario", independientemente del resultado del trabajo. Es la norma en la CNMC y así ha ocurrido con el abierto a Sabadell, Santander, Bankia y CaixaBank.

Unas palabras que tuvieron su contestación en la declaración, una día después, de Cani Fernández, presidenta de la CNMC. La máxima responsable de la autoridad de Competencia indicó que publicar la apertura del expediente tiene efectos positivos, como animar a las empresas a pedir clemencia al supervisor.

Desde el sector, con todo, quitan hierro al expediente. Fuentes financieras explican a Invertia que la investigación "no tiene mucho recorrido" habida cuenta de que afecta a muy pocos casos (una treintena, lejos del millón total de operaciones registrado) y el sector ha hecho las cosas "bien". Desde la CNMC, sin embargo, su presidenta, Cani Fernández, ya explicó que puede haber más casos de los que se han denunciado.

Banco de España

Esta necesidad de comunicar mejor fue reconocida por el supervisor bancario en el mismo foro. El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, explicó que la mejora de la reputación del sector tiene que llegar a través de dos vías.

Por una parte, con una buena conducta por parte de los bancos en relación con sus clientes: "Mantener la transparencia, el cumplimiento estricto de la legislación y aplicar las mejores prácticas con sus clientes". Por otra, actuando en la solvencia para que el sector no vuelva a estar en "el ojo del huracán", como en la pasada crisis financiera.

"A veces nos centramos en la comunicación y son importantes también los elementos de acción", apuntó Hernández de Cos, para quien se puede comunicar "mejor o peor", pero, al final, lo importante son los hechos.