Barcelona

Banco Sabadell tiene claro que quiere seguir en solitario. Así lo explica a los inversores en el plan estratégico que presenta este viernes. En él contempla lograr un beneficio que será cercano a los 700 millones de euros en 2023, en base a estimaciones. Eso sí, ya avisa de que harán falta nuevos ajustes. 

Noticias relacionadas

La hoja de ruta para los próximos dos años y medio fija dos objetivos esenciales: lograr una rentabilidad (ROTE) del 6% y mantener un capital (CET1 fully loaded) del 12%. 

Para alcanzar esa meta, el equipo que lidera el nuevo consejero delegado, César González-Bueno, utilizará básicamente tres grandes palancas: más préstamos a empresas; más hipotecas y préstamos al consumo de particulares y más TSB -centrándose en el crecimiento hipotecario-. De este modo, parece cerrar la puerta a la venta del negocio en Reino Unido de forma definitiva. 

Transformar

Para ello, la hoja de ruta enviada a los inversores habla de una "transformación" de la banca de particulares para que sea plenamente digital; "evolucionar" la banca de empresas y "mantener" la corporativa. En el caso de TSB de lo que se trata es de "mantener" el core de su negocio en Reino Unido, en donde es muy fuerte en el mercado hipotecario y donde -además- los tipos están acompañando. 

Con esas premisas la inversión crediticia aumentará en los dos próximos años y medio un 2% hasta quedar una cartera compuesta de la siguiente manera: 30% empresas y pymes en España; 29% de TSB; 25% de hipotecas en nuestro país; 3% del consumo en España; el 6% de cartera internacional y el 7% restante de otros negocios en nuestro país. 

Esa mejora comercial se basa en una recuperación económica en los próximos años en España y en Reino Unido; pero también al impulso que pueden suponer los fondos NextGenerationEU para las corporaciones. Tanto grandes como medianas.  

Gracias a esa buena evolución económica, la entidad prevé también aumentar las primas de seguro vinculadas a préstamos hipotecarios; crecer en soluciones especializadas entre empresas de medio tamaño e incrementar la rentabilidad de los clientes vinculados.

Más ingresos 

¿Objetivo? Llevar las comisiones a un aumento de dígito medio, con la idea de que supongan un 0,59% sobre el volumen de negocio. Es decir, nueve puntos básicos más.  

No sólo las comisiones. La entidad, por el lado de los ingresos, estima también que el margen de intereses se mantenga estable durante todo el plan, con un crecimiento de dígito bajo. Ello debido, sobre todo, a una menor contribución de la cartera de renta fija y a la menor aportación del TLTRO. 

La digitalización del negocio será clave en la mejora de los procesos y de la oferta; pero también en la evolución de los costes. En estos momentos la base actual es de 3.000 millones de euros y el objetivo es reducirla en 100 millones al término del plan estratégico.

Según el documento remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) esa cifra se logrará gracias a un nuevo plan de reestructuración que se ejecutará en el primer trimestre de 2022 (que podría estar en torno a 1.200 trabajadores); una mejora en el ahorro de los costes del Reino Unido y un aumento de la inflación de costes subyacentes. 

Para cubrir el nuevo plan de salidas la entidad cuenta ya con 1.000 millones de euros procedentes de la cartera de renta fija.

Morosidad

El nuevo plan del Banco Sabadell no contempla que a lo largo de los próximos ejercicios la morosidad se dispare. Recuerda que gracias a la extensión de carencias de los ICO; los aplazamientos y la moratoria de hipotecas, la estimación del conjunto del sector en morosos se ha reducido hasta el 5,3% este año; el 5,9% en 2022 y el 5,3% en 2022. 

Aún así se prevé un aumento de algo más de medio punto de la ratio de activos problemáticos hasta más del 5% sin contar la venta institucional de carteras. Tendrá una ratio de cobertura del 52,6%. Con todo, el margen antes de dotaciones será mayor al 2,5% y el coste de riesgo de crédito del grupo estará en 45 puntos básicos. 

El equipo de César González-Bueno no explica a los inversores cómo será el reparto de dividendo, que el año pasado quedaba suspendido tras las recomendaciones del Banco Central Europeo. Ahora bien, es cierto que el presidente Josep Oliu, se mostraba confiado en la última Junta de Accionistas en poder recuperarlo en 2021.

Eso sí, esa posibilidad queda recogida dentro del plan estratégico con una previsión de pay out del 30% que, tal y como marca la normativa, se calcula en torno al reparto efectuado en los últimos tres ejercicios.