El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, ha querido tender la mano a los sindicatos durante su intervención en la junta general de accionistas, que llega en un momento "delicado", en plenas negociaciones sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que implicará la salida de 7.791 trabajadores. Además, ante las críticas de los sindicatos, ha defendido que su remuneración se encuentra por debajo de las del resto de entidades comparables.

Noticias relacionadas

"Una fusión como la que estamos llevando a cabo requiere un redimensionamiento de nuestras plantillas en el corto plazo para preservar el máximo número de puestos de trabajo de forma sostenible en el futuro", ha destacado el presidente de CaixaBank, que más tarde ha apuntado que el "objetivo claro" del banco en este proceso es "llegar a acuerdos". "Estoy convencido de que los vamos a alcanzar", ha añadido.

Para ello, Goirigolzarri ha apuntado que todas las partes deben hacer "un esfuerzo muy grande de entendimiento". "Estoy muy esperanzado porque todas las partes tenemos un amplísimo historial de acuerdos", ha añadido.

Por su parte, Gonzalo Gortázar, consejero delegado del banco, ha explicado que el ERE "no tiene nada que ver con el grandísimo trabajo de la plantilla". "Estamos en un momento muy difícil y en una situación así lo que no podemos hacer es quedarnos parados. Necesitamos deshacer esos solapes. Son sinergias necesarias que queremos conseguir y pasan por una reducción de personal. No habla del comporamiento de la plantilla, que es magnífico", ha añadido.

Para alcanzar un acuerdo con los sindicatos, harán falta "concesiones mutuas", si bien el banco quiere primar la voluntariedad, según Gortázar. "No nos podemos basar solo en prejubilaciones porque eso supondría descapitalizar a la entidad de personas de muchísima valía", ha apuntado en relación con la exigencia de la entidad de que la mitad de los que salgan con el ERE sean menores de 50 años.

Sostenibilidad del empleo

Goirigolzarri ha defendido la necesidad de poner en marcha el despido colectivo para asegurar la "sostenibilidad" del proyecto de la nueva CaixaBank. Con todo, ha querido recordar que este momento es "delicado" y que esta situación "genera incertidumbre" a los trabajadores, por lo que es necesario "acotar el tiempo".

"Todos debemos de ser conscientes de que la fortaleza del equipo de CaixaBank es lo que nos permite enfrentarnos al futuro con realismo, pero también con confianza. Porque no tengo dudas que en un mundo crecientemente tecnologizado las personas seguirán siendo el factor más importante para el éxito", ha apuntado el presidente de CaixaBank.

En su opinión, "las personas, sus capacidades y su compromiso son el factor que va a diferenciar las entidades excelentes de las mediocres". En este futuro, los bancos tendrán que contar con "perfiles distintos a los tradicionales", más enfocados a la transformación digital.

Para afrontarlo, los bancos están obligados a "repensar el modelo tradicional, porque determinadas actividades dejan de ser rentables, y es necesario incrementar las fuentes de ingresos con otras actividades".

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank.

Goirigolzarri ha repasado el entorno de "retos" que trae el futuro para la banca, con un Euríbor que se prevé negativo hasta octubre de 2024.

"Esta situación ha dejado de considerarse coyuntural y debe asumirse como un cambio estructural en nuestro negocio", ha añadido.

Remuneración

El banquero también ha querido responder a las críticas vertidas por los sindicatos y otros accionistas a lo largo de la junta en relación con su remuneración para 2021. "La propuesta está en línea con los esquemas tradicionales y es inferior a las referencias de comparables del mercado", ha apuntado Goirigolzarri.

Respecto a la de Gortázar, ha defendido que su remuneración fija ha permanecido sin cambios en los últimos cinco años y está "sustancialmente por debajo a lo que le correspondería por mercado".

Goirigolzarri ha explicado que la política de remuneraciones está "absolutamente reglada" y cualquier modificación debe obtener el visto bueno de los accionistas.

"La remuneración por consejero en el caso de CaixaBank se sitúa en niveles claramente inferiores a nuestros comparables en España, a pesar de que CaixaBank es el tercer banco en capitalización y el primero en cuotas", ha apuntado el banquero, según quien en 2020 la remuneración por consejero fue la mitad de la media del resto de los bancos del Ibex 35.

Decisión estratégica

El banquero ha defendido la decisión "estratégica" de acometer la fusión entre CaixaBank y Bankia, que ha recordado que recabó el 99% del apoyo de sus accionistas. "La fusión es nuestra respuesta estratégica a los enormes desafíos que como sector nos enfrentamos y a los que me referiré más adelante", ha apuntado.

Por otra parte, ha afirmado que mantener la "estrecha relación" de la compañía con la Fundación La Caixa, su accionista con el 30% del capital, debe ser "una guía permanente".

Por su parte, Gortázar ha explicado a los accionistas las cuentas del banco, haciendo hincapié en que el beneficio registrado el primer trimestre se disparó al tener en cuenta el badwill por la absorción de Bankia, que "no supone ingreso alguno".

"Contamos con los elementos fundamentales para afrontar el futuro: un modelo comercial efectivo, una posición financiera fuerte y un equipo altamente preparado y comprometido", ha añadido.