José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, ha defendido los sueldos del sector frente a las críticas que han vertido durante los últimos días varios ministros del Gobierno, especialmente la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

Noticias relacionadas

"El esquema de remuneración de la banca es el más regulado de los que conozco", ha apuntado durante la presentación de resultados de la entidad, en la que ha recordado que existe regulación europea que fija ciertos patrones para las remuneraciones diferidas, que se suelen abonar en forma de acciones, con el objetivo de que los banqueros no tomen excesivos riesgos que muevan el precio de la cotización.

Además, ha afirmado que todas las remuneraciones se someten a la aprobación de los consejos de administración y las juntas de accionistas. "Es un esquema muy regulado y hay un governance fuerte entre las entidades", ha señalado.

"Desventaja" en otros mercados

Sin embargo, Álvarez ha explicado también que, dado que los directivos de Santander están sometidos a la regulación europea, sufren una "desventaja" en ciertos mercados en los que está presente el banco, en los que sus competidores no tienen que restringir sus sueldos, como en Brasil. Asimismo, ha destacado que las fintech no tienen estas restricciones, sino "más flexibilidad".

"Al final, los acaban estableciendo los órganos de gobierno y también dependen de cómo evolucione la industria", ha añadido.

El consejero delegado de Santander responde así a las críticas llegadas desde varios Ministerios sobre los sueldos de los banqueros, que consideran "inaceptables" y "altos", especialmente teniendo en cuenta los fuertes ajustes de empleo que se están produciendo en estos momentos. Santander cerró uno el pasado diciembre y CaixaBank y BBVA están en plena negociación de los suyos.

Preguntado sobre si otorgan credibilidad a los mensajes del Gobierno sobre su intención para regular los sueldos de los banqueros, Álvarez se ha limitado a señalar que el banco "siempre da credibilidad" al Ejecutivo. Con todo, ha defendido que durante la pandemia la banca "ha hecho un gran trabajo".

Transformación

En cuanto a la posibilidad de llevar a cabo nuevos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) tras los tres que ha puesto en marcha el banco en los últimos cuatro años, Álvarez ha explicado que "la transformación [digital] está ahí", por lo que el banco se adaptará al cliente.

"Es un proceso de transformación donde nosotros tratamos de tener un modelo de banco y de distribución acorde con las demandas de los clientes", ha apuntado Álvarez, en cuya opinión "la transaccionalidad de las oficinas sigue cayendo fuertemente".

Morosidad

En otro orden de cosas, ha explicado que la visibilidad sobre la evolución de la morosidad aún es "pobre", especialmente en relación con los autónomos, las microempresas y las pymes.

En todo caso, cree que la evolución de los impagos está "correlacionada con la intensidad de la recuperación". "Cuanto va a subir dependerá de la recuperación y su sostenibilidad en el tiempo, porque habrá un rebote claro cuando desaparezca el confinamiento", ha añadido.