La recuperación económica cogerá carrerilla en los próximos meses gracias al acelerón de la vacunación y a la llegada de los fondos europeos, pero el futuro financiero de las empresas españolas aún está lejos de despejar la incertidumbre en la que se encuentra inmerso.

Noticias relacionadas

Tanto es así que, pese a la recuperación, las insolvencias crecerán un 30% en España en 2021 y continuarán haciéndolo en 2022, aunque en menor medida. De acuerdo con los cálculos de Solunion, lo harán entre un 10% y un 15% el año que viene. Mientras, la firma prevé un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 4,8% para este año y del 5,7% para 2022.

"Es perfectamente compatible que experimentemos crecimiento, pero siga habiendo insolvencias. Una cosa es que se recupere el sector y otra que las empresas estén saneadas en su totalidad", explica Enrique Cuadra, director corporativo de Riesgos de Solunion. 

La viabilidad de un gran número de empresas está más en cuestión que nunca. En España, actualmente unas 39.560 compañías pueden ser consideradas zombies y más de 1,4 millones no tienen actividad comercial, según revelaba hace unos días un estudio de Informa D&B. La problemática es tal que el Gobierno cuenta con unos 3.000 millones para someter a reestructuraciones de deuda, incluidas quitas, a las empresas que han recibido créditos con aval del Estado.

Estas compañías que tienen financiación con garantías públicas, los llamados créditos ICO, en opinión de Cuadra ahora "están sobreviviendo, pero mucho tienen que cambiar las cosas para que puedan devolver la financiación que han obtenido estos meses". Es por eso que "esta tipología de empresas va a empezar a caer". "Ya están cayendo algunas, es un proceso por goteo de dos o tres años", añade.

Actividad que no se recupera

La clave está en que muchas empresas no están ni cerca de recuperar el nivel de actividad que tenían antes de la llegada de la pandemia. "Las medidas de apoyo se van a retrasar. Los créditos ICO empiezan a vencer y hay muchos sectores que aún no están en niveles precovid", explica, por su parte, Jochen Wilmes, director de Riesgos e Información de Solunion España.

Una de esas actividades que aún está lejos de ser lo que era antes de la pandemia es el turismo. Desde Solunion estiman que no será hasta 2023 o 2024 cuando las empresas de este sector se recuperen del todo y eso que tendrán que afrontar algunos cambios de hábitos que ha traído la pandemia. "Muchas cosas después de esta crisis se quedarán y las empresas van a viajar menos", detalla Wilmes.

Los sectores que más sufrirán las insolvencias serán los que se han visto más afectados por el parón de la actividad y las restricciones, como es lógico. Se trata, principalmente, de los servicios (las insolvencias en este sector crecerán un 60% en 2021) y el comercio (+31%), en los que las insolvencias llevan creciendo desde el pasado verano.

Tampoco se salvarán el textil (+38%), el automóvil (+35%) y el papel (+41%), mientras que en el transporte, una de las principales actividades víctimas de la pandemia, subirán un 10%, en menor medida.

Canarias, Baleares y Cataluña

Por comunidades autónomas, Canarias (+40%), Baleares (+37%) y Cataluña (+37%) se llevarán la palma en aumento de insolvencias en 2021, con un evidente impacto del peso que el turismo tiene para estas tres regiones.

Más concretamente, en relación con Cataluña, desde Solunion achacan su presencia entre las regiones con más insolvencias previstas al hecho de que "es la región con más peso en la economía del país", no solo por el turismo, sino también por la automoción, así como a que la Comunidad ha sido una de las más estrictas en la aplicación de restricciones sanitarias tras el confinamiento domiciliario de la pasada primavera.

Los expertos de Solunion consideran, además, que España está anticipando lo que sufrirán otros países del entorno en los meses que vienen, es decir, que el resto lo notará más tarde. Esto es así principalmente porque "cuando más endeudado está un país, menos margen de maniobra tiene" y "España ya estaba más endeudada que la media" antes de la pandemia, según explica Cuadra.