Las aseguradoras de salud han desempeñado un papel importante -y lo continúan haciendo- en la pandemia de la Covid-19. En los meses más duros de la crisis sanitaria han dado servicio a toda la sociedad. Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, el sector reconoce que el crecimiento de clientes en 2020 fue "modesto".

Noticias relacionadas

Así se ha puesto de manifiesto durante la mesa redonda “La Covid-19 y los seguros de salud” celebrada en el marco del I Simposio del Observatorio de las Finanzas, organizado por Invertia y EL ESPAÑOL. Un encuentro que reúne hasta el jueves 25 de marzo a los principales actores del sector financiero.

Según las cifras de Asisa, el incremento de clientes durante el pasado año fue de un 3%, una cifra "modesta", en palabras de Pedro Razquin, adjunto a la Presidencia de Asisa. "En 2021 merecemos más, pero no será fácil por el aspecto económico”, ha añadido.

A pesar de este leve incremento, el CEO de Savia (Mapfre), Pedro Díaz, ha señalado que "la tendencia hacia el seguro de salud se ha acelerado con la Covid”.

El nuevo cliente "está preocupado por su salud. Después de la pandemia valora tener un seguro de salud para cuidarse", ha añadido Javier Ibáñez, director general de Sanitas Seguros. Y, el reto del futuro para las aseguradoras es “poner al cliente en el centro de nuestras decisiones”, ha subrayado. 

Digitalización

La pandemia de la Covid-19 ha acelerado la digitalización en todos los sectores. También en los seguros de salud, para los que la telemedicina se ha convertido en una herramienta muy demandada por sus asegurados. No solo durante los meses más duros de la pandemia, sino que actualmente esta tendencia continúa incrementándose.

“La forma de relación con el cliente ha cambiado. Los síntomas de esto eran ya patentes antes de la pandemia. Con la crisis se ha acelerado ese proceso que supone una digitalización desde las ventas, a la relación intermedia con el cliente y la telemedicina”, ha señalado Razquin.

También para Ibáñez “la principal novedad de esta fase ha sido la digitalización”. Para esta aseguradora, “la videoconsulta ha sido la herramienta que más ha movilizado a los pacientes. En 2019 teníamos unas 300 videoconsultas diarias y en 2020 fueron 5.000 diarias”.

Por su parte, el CEO de Savia ha explicado que la compañía “nació como una plataforma totalmente digital”. Cuando llegó la pandemia, llevaban un año funcionando y “Mapfre decidió que todos los servicios de Savia fueran gratuitos para cualquier ciudadano español con necesidad”. En cifras, Díaz ha indicado que “atendimos más de 200.000 consultas remotas en el confinamiento”.

Unos números que ponen de manifiesto que la telemedicina ha llegado para quedarse. Ya existía antes de la pandemia, pero su uso por parte de los clientes no era tan elevado. Sin embargo, los tres participantes de esta mesa redonda han coincidido en especificar que “es una herramienta adicional que no sustituye la consulta presencial”.

“Debemos compaginar la consulta digital y presencial para tener una gestión de la salud más completa”, ha dicho el representante de Sanitas Seguros.

Nuevos actores

La pandemia también ha desencadenado que entren nuevos jugadores a la partida. Empresas tecnológicas o de telecomunicación han lanzado servicios de salud. “No podemos estar tranquilos”, ha dicho Díaz. “Nos la jugamos en la relación con el cliente. Si lo hacemos bien ganaremos la partida”.

En este sentido, Razquin no cree que “por esos caminos se comercialice o practique el mismo seguro de salud de las empresas especialistas”.

En opinión de Ibáñez, “tenemos la capacidad de dar lo mismo que otros operadores pero hay que mantener la agilidad. Con nuestra marca y nuestra experiencia creemos que son reglas del juego que tenemos que asumir y en las que tenemos que participar”.