José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), ha dejado claro que las reestructuraciones de deuda son "parte del negocio financiero", por lo que "hay que quitarle un poco de hierro a esto".

Noticias relacionadas

"No me parece que sea algo que vaya a ocurrir de manera inminente", dado que "se están ampliando los periodos de carencia y de financiación", ha apuntado el presidente de la patronal durante su intervención en el Observatorio de las Finanzas, un encuentro organizado por Invertia en su primer aniversario dentro de EL ESPAÑOL, que reúne estos días a los principales actores del sector financiero.

Las quitas de deuda se han convertido en un tema habitual en los foros financieros debido a que el paquete de ayudas a las pymes puesto en marcha hace dos semanas por el Gobierno reserva 3.000 millones para hacer frente a reestructuraciones de los créditos avalados por el Estado.

El plan, que asciende a 11.000 millones entre la parte dedicada a estas reestructuraciones, las ayudas directas y las inyecciones de capital, en todo caso, para Roldán es "un buen paquete". "Quedan cosas pendientes, pero vamos en la dirección adecuada", ha añadido.

El presidente de la AEB reconoce que "es inevitable" que los bancos se tengan que enfrentar a una subida de la morosidad (un "aumento", no una "avalancha", ha matizado), si bien ha destacado que "hay mucha incertidumbre".

En su opinión, es imposible predecir a cuánto ascenderá la morosidad. "Ahora sería pura magia hacer esa predicción porque nunca hemos estado en una situación como esta", ha apuntado. En todo caso, ha dicho, "utilizar los modelos del pasado para proyectar el futuro en esta situación no da buenos resultados".

Por otra parte, Roldán se ha referido a las restricciones de dividendos impuestas por el Banco Central Europeo (BCE) a las entidades financieras, que, en su opinión, "a los mercados no les ha gustado nada", especialmente por tratarse de una prohibición "indiscriminada" y únicamente dirigida a la banca.

Rentabilidad presionada

"Es un sector que en los últimos diez años ha maltratado al accionista, porque la rentabilidad ha estado muy presionada (...) Es bueno que se elimine la excepcionalidad", ha apuntado.

Precisamente sobre la relación de la banca con otros sectores, Roldán ha reiterado la necesidad de que la regulación a la que están sometidas las entidades aplique también a las bigtech que quieren entrar en el sector.

"Las fintech y las bigtech son distintos animales. Las fintech antes nos daban miedo, pero ahora estamos colaborando", ha apuntado Roldán. El presidente de la AEB ha destacado que las bigtech ya tienen un 10% de sus servicios destinados a los financieros, pero "si haces el sonido de un banco es que vas a ser un banco".