Mañana será un día clave para la banca europea. El Banco Central Europeo (BCE) se reunirá para dar a conocer su decisión final sobre el veto a los dividendos en el sector. Todo apunta a que el organismo levantará esta 'prohibición' que rige desde marzo, pero con restricciones muy duras que, según informa Reuters, incluirán un máximo del 15% en el 'pay out' (porcentaje del beneficio que se destina al dividendo). 

Noticias relacionadas

Incluso así, las entidades tendrán que demostrar que cuentan con el capital suficiente para hacer frente al pago a sus accionistas, con lo que el organismo presidido por Christine Lagarde prevé analizar banco por banco para ver si se cumplen las condiciones adecuadas.

Tal y como explicó Invertia, los expertos coinciden en que desde la banca también hay un fuerte compromiso para ser prudentes, a cambio de que se levante el veto común en el sector. 

“Si el BCE ha tomado la decisión de levantar su recomendación de no pagar dividendos es porque el sector le ha trasladado el mensaje de que serán extremadamente cautelosos para no poner en peligro el capital”, indican desde una consultora nacional. “Todas las entidades cuentan con capital suficiente para poder abonar dividendos, evidentemente, bajo unas políticas de remuneración ajustadas a su posición de capital”, defienden los analistas de Renta 4 Banco.

“El mercado espera que los ‘pay out’ de cara a 2020 -2021 sean inferiores a los niveles previos a la crisis, para luego ir mejorándolos hasta alcanzar niveles similares a antes de la pandemia”, explica Nuria Álvarez, analista de la firma. “En todo caso, será una recuperación gradual, y todo condicionado a una mejora del entorno macro y, por lo tanto, de la cuenta de resultados”, añade.

Martes clave

La postura del BCE será dada a conocer probablemente este martes, después de la reunión del Consejo de Supervisión del banco central, que preside el italiano Andrea Enria, y que coincide en el día con la reunión del consejo de la Junta Europea de Riesgo Sistémico, que preside Christine Lagarde.

Según el diario Financial Times, "el escenario más probable es permitir a algunas entidades abonar dividendos, pero solo bajo ciertas condiciones, que probablemente sean más restrictivas que las del Banco de Inglaterra".

En las últimas semanas, desde el propio BCE se ha abierto la puerta a la opción de permitir "banco por banco" volver a repartir dividendos en 2021. De hecho, el propio Andrea Enria aclaraba en una carta remitida al eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano que el supervisor cuenta con la potestad de "emitir requerimientos vinculantes relacionados con las distribuciones [de dividendos] banco por banco y, dentro del alcance del marco legal aplicable no dudará en hacerlo si surge la necesidad".

Con anterioridad, Yves Mersch, quien apura sus últimos momentos como miembro del directorio del BCE, advertía de las dificultades de índole jurídica para extender la prohibición generalizada de repartir dividendos, ya que el mandato de la institución apunta a un enfoque caso por caso, lo que invitaba a pensar en que la decisión final dependerá del "conservadurismo de los modelos internos de los bancos, del conservadurismo en el aprovisionamiento y de una visión sólida de la trayectoria de capital de un banco".

A pesar de estas señales que apuntan a un levantamiento con condiciones de la prohibición, el representante irlandés en el Consejo de Supervisión del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del BCE y subgobernador del Banco Central de Irlanda, Ed Sibley, se mostraba recientemente partidario de extender el veto a los dividendos por otros seis meses, aunque reconocía los desafíos legales a los que debería enfrentarse tal pronunciamiento del supervisor.