Ni las BigTech ni las soluciones fintech basadas en algoritmos y automatización. El nuevo competidor para el negocio minorista de la banca española se llama Nickel y llega a España de la mano de BNP Paribas tras un enorme éxito en Francia con más de 1,7 millones de cuentas en seis años de vida. Bajo el lema 'Tu cuenta de barrio' Nickel ofrecerá a finales de verano la posibilidad de contratar una cuenta y una tarjeta Mastercard por 20 euros al año, de forma online o a través de su novedosa red de ventas: estancos y administraciones de loterías. 

Noticias relacionadas

La incursión de Nickel en España se produce en un momento en el que las entidades tradicionales empiezan a exigir mayores requisitos para mantener la gratuidad de sus cuentas a los clientes, al mismo tiempo que se reduce el número de sucursales y la operativa en ventanilla. En este sentido, Nickel aspira a dar respuesta en sentido contrario a esta tendencia en el sector: ampliar al máximo la red de ventas con acuerdos con establecimientos tan 'de barrio' como estos. 

El procedimiento es sencillo. Nickel dotará a todos estos puntos de venta con el material necesario para poder realizar este servicio. Para empezar, formará a los dueños de los establecimientos en el uso de las herramientas y el producto que se comercializa, desviando a los clientes al contacto telefónico especializado de la compañía si las dudas son de carácter más 'financiero'. En concreto, Nickel contará con un equipo de 50 personas en España y abrirá dos call center para atender a sus clientes, uno en Sevilla y otro en Madrid.   

Todos salen ganando

Nickel abre así la oportunidad a los estancos y administraciones de lotería de diversificar su negocio y, a la vez, consigue una red de ventas insuperable en número con más de 20.000 establecimientos en su objetivo a largo plazo. Establecimientos que, además, cuentan con unos horarios mucho más amplios, tanto en horas como en días de la semana, que una sucursal tradicional. 

Todos los establecimientos que se adhieran al servicio tendrán que pasar por la autorización del Banco de España. De momento, el organismo ya ha dado el visto bueno a la venta de cuentas corrientes con IBAN español y tarjetas en unos 50. Y, como se ha mencionado, todos ellos contarán con todo el material necesario para realizar las operaciones, como un TPV de Nickel y una tablet para la apertura de las cuentas y la activación de la tarjeta, para ingresos y retirada de efectivo, domiciliación de nóminas, recibos, etc.

La retirada de efectivo está limitada, eso sí, a 350 euros a la semana. El coste por darse de alta en Nickel es de 20 euros al año. Además, cada vez que se ingresa o se retira efectivo se pagan 50 céntimos que ingresará el punto de venta (no Nickel). El servicio tiene otro tipo de costes, como el cobro de 10 euros si el cliente tiene que solicitar, por ejemplo, otra tarjeta porque la ha perdido. Pero no lleva asociado ningún producto vinculado.

La compañía tampoco se plantea entrar a competir en el negocio bancario con otro tipo de productos, recordando que la oferta de BNP Paribas y de Nickel se complementa a la perfección en España, pues la francesa no comercializa cuentas en su negocio local.

Un negocio 'de barrio'

El crecimiento del servicio ha sido espectacular en Francia, donde solo el mes pasado se abrieron más de 38.000 cuentas. Y nuestro país es ahora el primer punto de asalto al negocio internacional de la compañía, con la esperanza de tener presencia en otros seis países europeos a finales de 2024 a través de este tipo de alianzas con establecimientos 'de barrio' muy lejos de la sucursal bancaria tradicional. 

Como explica Javier Ramírez, CEO de Nickel en España, "el barrio es donde está la gente, donde nos conocen y nos atienden bien, queremos que se recupere la cercanía y el contacto con los servicios bancarios". Del mismo modo, indica que "para los establecimientos también supone un negocio, pues percibirán unos ingresos y nuevo público que les permitirá hacer venta cruzada con sus productos". 

En la presentación celebrada este miércoles en Madrid también estuvo presente Tony Castellano, presidente de FENAMIX ( Federación Nacional de Puntos de Venta Mixtos de Loterías y Apuestas del Estado), quien recordó que "por nuestros puntos de ventas pasan entre 7 y 9 millones de personas cada semana, cifra que a veces alcanza los 10 millones cuando hay grandes premios como un bote en el Euromillón".

Según explica, más de 100 puntos de venta de la federación se han adherido al proyecto, de los que la mitad han recibido ya el ok del Banco de España. El objetivo para 2024 es alcanzar las 700.000 cuentas y 3.000 puntos de venta activos, recordando que estancos y loterías cuentan con la garantía estatal para respaldar el cumplimiento de toda la normativa.