El Grupo Kutxabank ha obtenido en el primer trimestre de 2020 un beneficio neto de 91,7 millones de euros, un 13,4% menos que en el mismo periodo de 2019.

Noticias relacionadas

Este resultado se ha logrado tras destinar 145 millones de euros a dotaciones, cerca de 5 millones más que en todo el ejercicio pasado, que se reservan con el objetivo de hacer frente al escenario abierto por la pandemia.

En un contexto de avance de la pandemia, desplome de las economías mundiales, caída del precio del petróleo, impacto en los mercados financieros y elevada volatilidad, una de las prioridades del Grupo Kutxabank ha consistido en "paliar las consecuencias económicas de esta situación, desde su sólida posición de solvencia, capitalización y liquidez", apuntan en un comunicado a la CNMV.

Medidas sociales

En línea con su compromiso social con los entornos en los que trabaja, ha activado un

amplio conjunto de medidas anticrisis específicas y se ha adherido a las medidas

liquidez de las empresas más afectadas por esta situación.



De esta forma, desde la última quincena del mes de marzo ha canalizado 1.330 millones de euros en forma de financiación para ayudar a familias, empresas y personas afectadas por la crisis, en cuyas manos ha puesto una línea de préstamos pre-concedidos de un total de 26.000 millones de euros.

Además de adelantar los plazos de pago de pensiones y prestaciones de desempleo, y

mantener el plazo de pago a proveedores por debajo de los 15 días, ha ofrecido un

tratamiento especial a los comercios que obtienen bonificaciones en el mantenimiento

de cuentas negocio y terminales TPV.

En el ámbito de la vivienda, ha formalizado un total de 4.000 contratos para proteger a sus deudores hipotecarios, de forma que puedan acceder a una moratoria en el pago de sus hipotecas de vivienda habitual. Además, ha condonado el pago de tres meses de la renta del alquiler las viviendas sociales de las familias y autónomos afectados por

expedientes de regulación de empleo o que se han quedado sin trabajo.

También ha flexibilizado las condiciones para que los titulares de los planes de previsión afectados por la crisis puedan solicitar su recuperación, ha incrementado a los 50 euros el límite de pago de las tarjetas contactless, ha eliminado las comisiones en las operaciones de retirada de efectivo en toda la red de cajeros asociada a CECA, y ha aplazado en cuatro días el cargo de las tarjetas de crédito.

La Banca digital, clave

En este nuevo contexto, ha sido determinante la apuesta de la Entidad por los canales

alternativos como el teléfono, la Banca online y las Apps Kutxabank, en los que trabajan cerca de 2.200 gestores comerciales, con cerca de 800.000 clientes atendidos a través del servicio a distancia.

La Banca telefónica ha duplicado sus conexiones, y el número de gestiones realizadas a través de la Banca Online y Banca Móvil ha registrado un crecimiento exponencial. Un 25% de las contrataciones de préstamos al consumo se ha formalizado online, y las

ventas digitales han crecido más del doble.

Kutxabank ha mantenido activo el servicio en su red de oficinas, al valorar que debe

facilitar a los ciudadanos el acceso a los servicios bancarios, considerados un servicio

público esencial. De esta forma, cerca del 70% de las sucursales han permanecido

abiertas durante estas semanas, con unos estándares básicos de seguridad para clientes y plantilla, y siempre con la recomendación de evitar desplazamientos innecesarios.