Banco Santander obutvo un beneficio de 6.515 millones de euros en 2019, un 16,6% menos que durante el ejercicio anterior, por el incremento de las provisiones realizadas por la entidad a causa del Brexit y de los ajustes en Banco Popular. Estas provisiones, realizadas en el tercer trimestre y próximas a los 2.500 millones de euros, quedan amortiguadas en el resultado final por las plusvalías de 711 millones apuntadas en el cuarto trimestre por la alianza en el negocio de custodia con Crédit Agricole. En total, el saldo neto de saneamientos y plusvalías durante 2019 da un resultado negativo de 1.737 millones. 

Noticias relacionadas

Durante el pasado ejercicio, el margen de intereses del banco creció un 2,7%, hasta los 35.283 millones de euros, un 2,7% más. Y, tal como se esperaba, el margen bruto supera por primera los 49.000 millones y alcanza los 49.229 millones, un 1,7% más. 

Como consecuencia de la caída del beneficio, la rentabilidad sobre el capital (ROE) baja al 6,62%, inferior al 8.21% de 2018. La tasa de morosidad mejora del 3,73% al 3,32%. La ratio de eficiencia permanece en el 47%, como en 2018. Y en cuanto al capital, el nivel CET1 sube del 11,3% de 2018 al 11,65% y el CET1 fully loaded, del 14,77% al 15,02%. 

Según detalla la entidad, los clientes vinculados aumentaron un 9%, hasta 21,6 millones, y los clientes digitales crecieron hasta 37 millones. Además, las ventas realizadas con el móvil se duplicaron en los últimos 12 meses.

Por mercados, Brasil manda como la gran 'fábrica' de beneficios para la entidad, puesto que aporta un 28%. España le sigue con un 15% y luego figura Reino Unido con un 11%. Norteamérica aporta un 16% con el 9% de México y el 7% de EEUU

En España, el beneficio ordinario se situó en 1.585 millones de euros, un 2% más, gracias a una mayor reducción de costes procedentes de la integración de Banco Popular. En 2019, Santander completó con éxito la migración de todas las sucursales y clientes del Banco Popular a su propia plataforma. El banco ha aumentado los clientes vinculados (+5%), lo que se refleja en la evolución de los principales indicadores de actividad, con crecimientos en crédito al consumo (+24%) y negocio internacional (+15%).

Su presidenta, Ana Botín, considera que los resultados de 2019 "reflejan que estamos ejecutando con éxito nuestra estrategia, lo que nos ha permitido continuar con un crecimiento predecible, sostenible y equilibrado. Además, el último trimestre ha sido muy positivo, lo que confirma las tendencias del negocio ordinario. Gracias a la confianza de los clientes, conseguimos ingresos anuales récord y crecimiento del beneficio ordinario". Por ello, continuó, "hemos propuesto una nueva subida del dividendo en efectivo por acción de 2019, lo que supone más que doblarlo desde 2014”.

Un dividendo de 0,13 euros por acción

El consejo de administración de Santander ha decidido proponer a la próxima junta general de accionistas un segundo dividendo con cargo a los resultados de 2019 de 0,13 euros por acción, de los que 0,10 euros por acción serían en efectivo y 0,03 euros, en el formato de dividendo elección. Tras el primer dividendo de 0,10 euros por acción pagado el pasado noviembre, el dividendo íntegro con cargo a los resultados de 2019 sería, en caso de aprobarse por la junta general, de 0,23 euros, lo que supone un incremento del dividendo en efectivo por acción de cerca del 3%1 con respecto al de 2018 y dentro del rango anunciado del 40-50% del beneficio ordinario que se dedica al dividendo (payout).

La junta general de accionistas de 2020 se convocará tras la próxima reunión del consejo de administración. El dividendo íntegro con cargo a los resultados de 2018 fue de 0,23 euros (0,195 euros en efectivo y 0,035 en el formato de dividendo elección).