Valencia

La fábrica de trenes y locomotoras Stadler Valencia se prepara para un gran crecimiento tras lograr uno de los grandes contratos para la renovación de los vehículos de Renfe. La firma, de matriz helvética, huye del foco mediático y rehúsa a informar más allá de sus comunicados a la bolsa de Suiza. Pero en la fábrica, radicada en la localidad valenciana de Albuixech, las buenas noticias corren estos días como la pólvora.

Noticias relacionadas

La planta ya vivía un momento dulce. Según ha podido saber Invertia, su cartera de pedidos alcanzaba los 1.600 millones de euros al cierre de 2020. Pese a la pandemia, que obligó a parar durante el confinamiento más severo, la enseña ha seguido cerrando encargos alrededor de todo el mundo.

El contrato para la producción de trenes de alta capacidad de Renfe, que servirá para abastecer de nuevos vehículos de cercanías a las grandes ciudades -fundamentalmente Madrid y Barcelona- asciende a alrededor de 1.000 millones de euros. En consecuencia, la cartera de pedidos de la factoría crece de golpe un 62% hasta los 2.600 millones.

Por descontado, un crecimiento de tal magnitud tendrá un impacto directo en el empleo. La compañía, según apuntan a este periódico, se encontraba en alrededor de 1.000 trabajadores directos justo antes de la pandemia.

Desde entonces ha experimentado un crecimiento galopante hasta situarse en los 1.400 empleados para atender a sus nuevos encargos. Y con el pedido de Renfe se preparan para rebasar los 2.000 trabajadores en los próximos 18 meses. Todo a pesar de que se abastece de empleados con un alto grado de especialización nada fáciles de encontrar en el mercado laboral.

Tres contratos en liza

La factoría aspira además a otros tres grandes contratos que Renfe tiene por adjudicar para la producción de trenes regionales, de baja capacidad y de locomotoras. No serán tan grandes como el de alta capacidad, pero sus importes oscilan entre los 300 y los 500 millones cada uno.

De este modo, la fábrica valenciana de trenes y locomotoras, que antes de pertenecer a Stadler fue Vossloh, Alstom y Macosa, tiene de pronto en el mercado nacional una gran fuente de ingresos tras un largo periodo en el que su facturación se concentró en el extranjero.

Por el momento, las adjudicaciones de Renfe están siendo repartidas. Tanto Stadler como sus rivales Alstom, Talgo y CAF han pescado en las grandes adjudicaciones, lo que supondrá una importante inyección para la industria ferroviaria en todos sus focos del territorio Español.