El próximo lunes, Renfe celebrará un consejo de administración histórico. Tras años de espera, uno de los contratos más importantes para la movilidad española verá luz verde definitiva. Alstom y Stadler se harán con los lotes, valorados en 2.445 millones de euros, si los consejeros de la operadora ferroviaria ratifican sus propuestas, que han sido las que han recibido la máxima calificación.

Noticias relacionadas

En marzo de 2019, Renfe aprobó la licitación de compra de 211 trenes de gran capacidad destinados a los grandes núcleos de Cercanías, por un importe máximo de 2.270,5 millones de euros. En total, incluyendo la adquisición de piezas de parque, el mantenimiento de primer nivel de parte de los trenes adquiridos durante 15 años, así como el utillaje y el almacén inicial necesarios para dicho mantenimiento, la licitación ascendía a 2.726,6 millones de euros. El mantenimiento de primer nivel se realizará a través de una sociedad mixta con Renfe Fabricación y Mantenimiento.

Según rezaba el contrato, el objetivo de esta operación es renovar el parque de material rodante para maximizar la capacidad de transporte en los grandes núcleos de Cercanías altamente saturados en puntos críticos. Para ello, se Renfe pretendía adquirir trenes de, al menos, 900 plazas (en el caso de los de 100 metros), lo que supone un incremento del 20% de la capacidad sobre la flota actual de trenes Civia.

Del total de 211 trenes, 176 tendrán una longitud de 100 metros y otros 35 alcanzarán los 200 metros, ambas modalidades con opción a crecer en sus longitudes en caso necesario. Según la información adelantada por Cinco Días, Alstom se ha hecho con el encargo de 152 trenes, de 100 metros de longitud, por 1.447 millones de euros. El lote de Stadler se compone de 24 unidades de esa longitud a la que hay que sumar 35 trenes de 200 metros. En este caso, la cuantía económica alcanzaría los 998 millones.

Trenes accesibles y con wifi a bordo

Los nuevos trenes de Cercanías dispondrán de los últimos avances en materia de accesibilidad y confort a bordo, acceso a personas con movilidad reducida, con áreas para bicicletas y carritos infantiles, así como capacidad de ofrecer wifi a los viajeros.

La licitación incluye la opción de adquisición de hasta 120 trenes adicionales también en dos lotes (96 de 100 metros y 24 de 200 m) y su mantenimiento por un periodo coincidente con los trenes adquiridos en firme.

Así las cosas, la tarde del próximo lunes será el momento en el que los consejeros de Renfe rubriquen una de las decisiones que más impacto va a tener en la movilida de los grandes centros urbanos españoles. Un total de 211 trenes que tendrán el mandato de llevar a los servicios de Cercanías españoles a un nuevo nivel.