Valencia

Una fábrica de azulejos 100% eléctrica, que resuelva los dos grandes problemas de la industria cerámica: el elevado coste energético del gas que consume y sus abultadas emisiones de CO2. Este es el reto que se han propuesto convertir en realidad 62 compañías del sector, que crearán juntas una “planta demostrativa” en Villarreal con una inversión de 60 millones de euros.

Noticias relacionadas

Entre los impulsores se encuentran Keraben y Argenta, esta última propiedad al 50% del Grupo Pamesa. La iniciativa la impulsa la Alianza Cerámica para la Competitividad, la Innovación y el Empleo, en la que también participan firmas como Kerajet, Colorker, Grespania, Halcón, Peronda, Efi, Azuliber o Ceracasa.

Se trata de un proyecto todavía abierto al que se puede sumar cualquier empresa del sector. Cuentan con el apoyo de los centros tecnológicos valencianos y de la Dirección General de Industria de la Generalitat Valenciana.

Según informó este jueves la alianza, la planta demostrativa “estará equipada íntegramente con tecnología española”. “Con este desarrollo se haría frente a uno de los grandes retos tecnológicos de la cadena de valor del sector cerámico, la alta dependencia de recursos energéticos, en concreto del uso de combustibles fósiles”, argumentaron.

La concentración en Castellón de la industria cerámica la ha convertido en la provincia valenciana con mayor consumo de gas, hasta el punto que aglutina el 61,7% de toda la autonomía. Por ello el objetivo es que esta planta piloto no emita CO2 y logre “un consumo autónomo mediante placas fotovoltaicas”.

Tecnología española

Además, “que esta planta cuente con equipamiento y tecnología 100% española supone un salto competitivo para el sector en cuanto su presencia internacional”. “Históricamente los fabricantes de maquinaria cerámica españoles, a pesar de disponer de una tecnología más avanzada, veían bloqueada su expansión a otros países por no poder competir con las soluciones de planta cerámica integral que se desarrollan en el mercado italiano”, agregaron.

Esta iniciativa se enmarca en el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE), denominado Newecocer, “en el que se han integrado más de 60 empresas de toda la cadena de valor del sector cerámico”. “Esta alianza ha previsto más de una quincena de proyectos innovadores para los que calculan una inversión de 641,5 millones de euros”, subrayaron. Del total, alrededor de 250 millones optarán a fondos europeos.

Según Raúl Natividad, CEO de AVS Consulting y gerente tecnológico del proyecto, “Newecocer es un proyecto que nace de la alianza del sector cerámico para marcar una renovación completa en toda la cadena de valor, mediante la transformación ecológica y digital, apostando por el desarrollo de proyectos de innovación”.

En el sector, agrega, “existe un bajo grado de digitalización, con un alto número de trabajos manuales”. “También se ha detectado que la competencia internacional se está acentuando respecto a países que operan con menores restricciones medioambientales y costes más competitivos de personal”, apunta. Y alerta por último de “la falta de mano de obra cualificada, con una falta de especialización y adaptación a las nuevas tecnologías”.  

“Todos los proyectos contemplados se articulan sobre cuatro ejes: innovación en la cadena de valor, transición digital, transición ecológica, con especial atención a la economía circular, y acciones de formación. Está previsto que generen 1.481 puestos de trabajo y supongan el mantenimiento de 4.740 empleos”, concluyó.