Valencia

UGT, el sindicato mayoritario de Ford Almussafes, exigió este jueves a la multinacional a realizar nuevos encargos a la factoría valenciana para garantizar a medio plazo sus alrededor de 7.000 puestos de trabajo directos.

Noticias relacionadas

La organización aplaudió el anuncio de la fabricación en Europa de modelos eléctricos, pero lamentó que los nuevos encargos se concentren en la planta alemana de Colonia. A su juicio, o llegan nuevas adjudicaciones a fábrica española o “las dificultades pronto empezarán a vislumbrarse”.

En un escrito titulado UGT Opina, el sindicato explicó a sus afiliados que Ford Europa ha anunciado “su firme decisión de iniciar su transformación hacia los vehículos eléctricos, asignando la producción del primer modelo a la fábrica de Colonia, que seguirá siendo la sede central de Ford, para 2023”.

La organización consideró que “se trata, sin duda, de una buena noticia, ya que es una clara apuesta por el futuro europeo del negocio”. “Pero, lógicamente, quedan muchas incógnitas por despejar”, contrapuso, y lanzó cinco preguntas al respecto.

“¿Habrá suficiente demanda para lanzar nuevos vehículos en todas las plantas europeas? ¿Fabricará Ford sus propias baterías en Europa? ¿Qué pasará con las cuatro fábricas europeas de motores? ¿Hasta dónde llegará la alianza con Volkswagen? ¿Qué papel jugará Almussafes en esta reconversión?”

Ciclo de vida

UGT advirtió de que “el ciclo de vida de los vehículos de pasajeros que se fabrican actualmente finalizará, al igual que va a suceder en Colonia, incluyendo la versión actual del Kuga, que deberá renovarse”. “Y ante este escenario solo se ha anunciado un nuevo coche”, insistió sobre el modelo eléctrico asignado a Colonia

El resto, según UGT, “son vehículos industriales, que mucho tienen que ver con el acuerdo de Ford y Volkswagen” -insistió el sindicato en referencia al pacto con la enseña alemana, por el que VW pasará a fabricar furgonetas para Ford, restando carga de trabajo a las plantas de la compañía americana-.

“Sin ánimo de ser agoreros”, agregó el sindicato, “mucho habrá que correr para renovar todos los turismos que se fabrican hoy en día o las dificultades pronto empezarán a vislumbrarse”, indicó en referencia a los modelos Mondeo, S-Max y Galaxy que ensambla la planta valenciana.

En cuanto la producción de motores en la Comunidad Valenciana, “también es una evidencia que pronto empezará a languidecer”, agregaron. “En este capítulo, la UGT llegó a un acuerdo con la dirección para lanzar el motor GDI, por el que nos comprometíamos a recuperar la producción de 12.400 motores en 6 jornadas de sábado”, recordó.

En cambio, lamentó que “las circunstancias posteriores hicieron que lo dejáramos sin efecto”. “Dicho acuerdo expiraba el 30 de abril, y ya dijimos que no volveremos a editar ningún acuerdo similar si no se nos da respuesta sobre la posibilidad de fabricar los motores híbridos antes de esa fecha. El escenario para UGT no ha cambiado y el tiempo expira”, concluyó el sindicato.