Valencia

El comité de empresa de Ford para el conjunto de Europa emitió este miércoles un alarmante comunicado. Consistió en una "declaración de solidaridad" con sus compañeros de Brasil, afectados por el cierre de las plantas de fabricación de la compañía en el país. En el mismo, advirtieron de que esta drástica decisión se puede replicar en el Viejo Continente.

Noticias relacionadas

"Este comportamiento nos hace temer que algunas de las fábricas aquí en Europa serán las próximas víctimas del 'proceso de reestructuración'", subrayó el escrito de los representantes de los trabajadores, firmado por el presidente del comité, Martín Henning.

La carta fue también distribuida por los sindicatos de Ford en España, donde la marca del óvalo tiene una fábrica de 7.000 trabajadores en la localidad de Almussafes. En la misma, Henning explica que los trabajadores han recibido la noticia de Brasil "con sorpresa, preocupación e ira".

"Esta decisión muestra el radicalismo con el que la empresa Ford está dispuesta a anteponer la rentabilidad y el valor para el accionista a nuestra existencia social", lamentó el sindicalista.

Además afeó a la compañía que en diciembre de 2020 tratara de "disipar las preocupaciones" de los empleados brasileños con "declaraciones relativamente esperanzadoras".

El comité concluye su escrito con un llamamiento para que Ford "reconsidere el plan de cierre y desarrolle mejores planes para los trabajadores". Según sus cálculos, el cierre de las plantas brasileñas destruirá 70.000 empleos entre los directos e indirectos.

"Estamos tratando de asegurarnos de que habrá una sesión extraordinaria de la reunión mundial de representantes de los trabajadores de Ford con Jim Farley para discutir el tema", subrayaron.

ERTE en Almussafes

Por otra parte, la dirección de Ford Almussafes acordó este miércoles con UGT, el sindicato mayoritario en la factoría, un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para toda la plantilla.

Será de 14 días completos en las plantas de fabricación de vehículos -entre febrero, marzo y abril- y de 9 días en la factoría de motores (incluido mecanizados) -entre marzo y abril-.

Además, 600 personas se verán afectadas de forma rotativa el resto de días que sí sean laborales en los meses febrero y marzo. Se parará el Sistema A de producción y únicamente se trabajaría en el turno de mañana, según informaron a Europa Press fuentes sindicales.

En concreto, la marca del óvalo planteó como fechas para el ERTE en la planta de vehículos los días 1, 2, 3, 4, 5, 8, 15 y 22 de febrero; los días 1, 8, 18 22 y 26 de marzo; y el día 1 de abril. Con ello se prevé una reducción la fabricación diaria de 300 unidades, 1.600 a 1.300 vehículos. En suma, unos 13.500 coches.

Para motores, los días de ERTE los días 22, 23, 24, 25, 26, 29, 30 y 31 de marzo y el 1 de abril, fecha en la que concluiría.