Las batallas políticas internas que han seguido a la desescalada están provocando que España salga del radar de los grandes inversores institucionales de todo el mundo. La respuesta de Italia a la crisis sanitaria y económica del coronavirus la han puesto por delante tras años a rebufo. "Estamos perdiendo ese aura que teníamos de país predecible por encima de Italia".

Noticias relacionadas

La frase ha sido pronunciada por Javier Faus, presidente del Círculo de Economía de Barcelona, en el Foro La Toja. "Los grandes fondos de inversión, planes de pensiones y aseguradoras buscan mercados previsibles para colocar su dinero, gobierne quien gobierne", ha señalado durante este foro político, económico y empresarial de 'Vínculo Atlántico'. "Antes se decía lo de 'Italia para los italianos', pero ya no es así, y nos está perjudicando".

La situación "no es buena" y, dentro del contexto europeo, España está calificada como "el peor país" en esta segunda oleada de la Covid-19. "Pero hay una oportunidad", ha remarcado Faus.

No en vano, "esta crisis ha afectado a todos por igual y no ha distinguido entre unos países y otros", según Fernando Ruiz, presidente de Deloitte España, que la ha contrapuesto a la gran crisis financiera de 2008. En su opinión, las instituciones han respondido "mucho mejor y más rápido" que en la crisis anterior, "tanto el Banco Central Europeo como la propia Unión Europea".

Pero esta reacción mastodóntica de Europa no debe caer en saco roto. "Europa no nos va a regalar el dinero. No nos van a caer 140.000 millones de euros desde un helicóptero. Tenemos que ponernos de acuerdo entre empresas, gobiernos, sociedad civil y, sobre todo, empresas tractoras para presentar los proyectos adecuados. Estos no son los fondos de hace 30 años para construir el AVE", ha advertido el responsable del Círculo de Economía de Barcelona. El economista ha criticado que "no estoy viendo tal debate, ni movilización social, económica o empresarial en la búsqueda de la máxima eficiencia".

Grandes riesgos

A este respecto, a Faus le preocupa un punto en especial. Que solo entren las grandes empresas en estos proyectos porque "los procesos son muy complejos". Si fuera así, "las administraciones deberían hacer que se derrame el vaso de los beneficios hacias las pymes y los autónomos". Para estos últimos, Ruiz, de Deloitte, ha pedido a las administraciones competentes que establezcan y aclaren "un camino claro" a las ayudas comunitarias.

Si bien los réditos políticos dirigen los recursos hacia el gasto ordinario, "una parte de los recursos europeos y los presupuestos nacionales deben ir hacia la inversión", puesto que "de estos recursos de inversión va a depender el futuro de España en los próximos 20 o 30 años", ha avanzado Faus. Pero, ¿qué se necesita para ello? "Poner las luces largas como país, lograr consensos amplios e invertir gran parte de los fondos europeos en aquellos sectores donde más nos puede hacer mejorar en productividad".

Y Europa ya ha marcado el camino de los sectores que serán punta de lanza: el 'Green Deal', la movilidad sostenible, las ciencias de la salud y la digitalización.

Del turismo...

En el Foro La Toja también ha habido espacio para el análisis de sectores empresariales concretos, como el turismo, principal motor de la economía española. Amancio López, presidente del Grupo Hotusa, se ha congratulado de que en los hoteles de España prácticamente no ha habido casos de rebrotes este verano: "Se reaccionó rápido, el aforo limitado ha ayudado y los protocolos se han seguido bien".

Para la reconstrucción post-Covid, ha subrayado la gran importancia del turismo. "Europa, con poco más del 9% de la población, recibe más del 50% del turismo mundial", tendencia de la que se beneficia España en gran medida. "Es un sector seguro, transversal a otros sectores, con un tejido empresarial extraordinariamente competitivo y que crea empleo", aunque, como ha criticado, "algunos consideren que eso no es un valor añadido". López reclama inversión en el sector y lanza un mensaje de seguridad a los usuarios.

... a los bares

Otro de los participantes en el coloquio ha sido Ignacio Rivera, consejero delegado de la Corporación Hijos de Rivera, fabricante de la famosa cerveza Estrella Galicia. Según ha puesto de manifiesto, la crisis ha provocado que su grupo haya perdido más de 5.000 clientes. Y ha extrapolado esta pérdida al conjunto del sector, donde entre 35.000 y 40.000 clientes a nivel nacional pueden haber cerrado sus puertas.

"El cliente minorista nos ha ayudado mucho en los primeros compases de la pandemia, pero no ha compensado la caída de horeca", esto es, hoteles, restaurantes y cafeterías.

A pesar de este descalabro, "la hostelería puede ver la luz al final del túnel en Semana Santa, la realidad será mejor que en este verano", prevé Rivera. Para conseguir ese hito, demanda "que el IVA reducido de la hostelería se mantenga, para seguir siendo competitivos, y también los ERTE".

Los hosteleros, no obstante, también tendrán que ahondar en su digitalización, porque es un canal "poco digitalizado". "En cinco años, el 40% o 50% de la facturación será delivery", es decir, de reparto a domicilio.