Unos 1.000 trabajadores del fabricante japonés de automóviles Nissan se han concentrado pasadas las 9.45 horas de este jueves alrededor de la planta de la Zona Franca de Barcelona, y se han quedado en la puerta principal.

El grupo de empleados ha salido de un aparcamiento de la planta ubicado en la calle Cuatro, la cuál ha sido cortada para luego también cortar la calle E y la rotonda que las une, en el extremo sur de la planta.

Los mismos se han dirigido hacia la calle Tres hasta la entrada principal de la planta, ubicada en esa misma calle, que ha quedado cortada en ambos sentidos, donde se han juntado con otro grupo que venía de la dirección contraria.

Los trabajadores están a la espera de que el comité de empresa les comunique el contenido de la reunión que están manteniendo desde primera hora con la dirección de la empresa, en la que se ha comunicado de forma oficial el cierre de la factoría.

Despliegue de neumáticos

Algunos empleados han desplegado neumáticos a la entrada de la planta, y la mayoría de ellos se concentra con mascarillas. "Los trabajadores de Nissan no descansaremos hasta convencer a la multinacional de mantener las operaciones industriales en España", ha asegurado CCOO, que ha emplazado además a las instituciones españolas, catalanas y municipales a trabajar junto a los sindicatos para buscar una solución.

En un comunicado suscrito por el secretario general de CCOO de Cataluña, Javier Pacheco, la central insiste en poner en valor el alto coste que tendrá para Nissan el cierre de Zona Franca y que se eleva a los 1.000 millones de euros, entre indemnizaciones a los trabajadores, proveedores y reclamaciones judiciales mercantiles y laborales.