La industria automovilística fue el primer sector que cerró en bloque ante el peligro que suponía la expansión del Covid-19 en España. Algunos casos de positivos, la presión de los trabajadores y la prudencia de las altas esferas llevó a la parálisis de las plantas con sus correspondientes ERTE por fuerza mayor.

Noticias relacionadas

Dos meses después, las plantas de producción y piezas que los grandes grupos automovilísticos tienen instaladas en España vuelven a la actividad. Poco a poco, con las máximas medidas de seguridad e higiene para los empleados y nuevos protocolos, los más de 60.000 empleados que suman recuperan su trabajo. En el retrovisor, los casi 3 millones de vehículos fabricados en 2019 que aupaban a nuestro país como el segundo mayor productor de Europa. En el horizonte, un mar de dudas.

De momento, las únicas certezas son que la producción se adaptará a la demanda más que nunca y que los ERTE han llegado para quedarse al menos este año. Los mantienen por ahora PSA en sus tres plantas (Vigo, Figueruelas y Madrid), Ford Almussafes, Seat Martorell, Renault (Valladolid, Palencia y Sevilla) y Volkswagen Navarra. En total, casi 26.000 trabajadores incluidos en los expedientes de regulación temporal de empleo con vigencias que van desde finales de junio a finales de 2020. A estos hay que sumar los 4.000 de Nissan Barcelona que mantienen la huelga indefinida.

ERTE para todos

Los famosos ERTE por fuerza mayor llevaron a la práctica totalidad de los empleados de las fábricas españolas de vehículos a sus casas. Ahora, en algunos casos, han cambiado el apellido por el de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, y no son lo mismo.

Por fabricantes, Seat tiene vigente un ERTE hasta el 21 de junio que afecta únicamente al personal de producción: 11.000 de las 15.000 personas que trabajan en la marca en España. En el caso de la planta de Martorell (la principal), el ERTE se presentó para alrededor de 9.000 personas aunque, como explican fuentes de la compañía a Invertia, "lógicamente, no se aplica a todas porque de forma gradual estamos produciendo coches, unas 4.000 de estas 9.000 personas ya están trabajando".

El segundo gran grupo por volumen de empleo en España es PSA. En sus tres plantas ha negociado ERTE. En Vigo permanecerá en vigor para 4.634 operarios fijos hasta final de año y en Figueruelas entrará en vigor una vez concluya el aplicado por causa de fuerza mayor hasta la fecha tope del 31 de julio. De los 5.500 empleados de la planta zaragozana, incluido el equipo directivo, el ERTE no afectará a los que trabajan al 65%, 67% y 75%, ni a los que cumplan o hayan cumplido en 2020 los 61 años. Mientras, Villaverde mantiene el ERTE y no ha anunciado el siguiente paso.

Los también franceses de Renault cuentan con cuatro factorías en territorio nacional repartidas en Valladolid (dos), Palencia y Sevilla que dan empleo a más de 10.000 personas. El 16 de marzo anunció un ERTE para toda la plantilla (11.649 trabajadores) ampliado hasta el 30 de junio. Han vuelto a trabajar en torno al 50% de ellos, en diferente proporción según la factoría, por lo que aún quedan otros 5.500 aproximadamente por reincorporarse.

Los americanos de Ford dan trabajo a 7.000 empleados en la planta de Almussafes (Valencia). El 30 de abril, la dirección y los sindicatos UGT y CCOO firmaron un nuevo ERTE por causas productivas y organizativas que comenzó el 3 de mayo y concluirá el 31 de julio. Afectará a los trabajadores de forma 'escalonada': 2.700 trabajadores en mayo, 1.500 en junio y cerca de 1.100 en julio.

Volkswagen Navarra, con algo menos de 5.000 empleados (4.775 a finales de abril), mantiene el ERTE por fuerza mayor hasta finales de junio que afecta a 2.100 trabajadores. En julio están previstas las vacaciones de la plantilla, según indican fuentes internas a Invertia.

Por último está la situación de Nissan. Por un lado, las plantas de Ávila y Cantabria hacen piezas a un ritmo normal, tal y como confirman desde la marca nipona. El problema reside en Barcelona, donde la firma tiene en huelga indefinida a los 4.000 empleados debido al oscuro futuro de la planta. La ministra de Industria, Reyes Maroto, confirmó en una entrevista a Invertia que “el Gobierno ha presentado un plan a Nissan para que se quede en España”, pero no se conocerá el final hasta que el CEO, Makoto Uchida, explique la estrategia de los próximos años el 28 de mayo.

Incremento de turnos

Pese a las grandes cifras de empleados que siguen en casa a la espera de una llamada para volver a la fábrica, las plantas recuperan poco a poco la actividad con la seguridad como premisa máxima.

La producción diaria de Seat alcanza los 550 coches en sus tres líneas. En la L1, destinada al Ibiza y Arona, trabaja el turno de mañana; en la L2, para el León, están los turnos de mañana y tarde; y en la L3, destinada al Audi A1, está activo el turno de mañana.

En el caso de PSA, hay que ir por plantas. La de Figueruelas, donde se producen los Opel Corsa y Crossland y el Citroën C3 Aircross, volvió a la actividad el 11 de mayo y se espera que este lunes se incorpore en segundo turno a la línea del nuevo Opel Corsa.

En Vigo, donde el grupo francés produce nueve modelos de las marcas Peugeot, Citroën, Opel y Toyota, la dirección ha anunciado que también ampliará un segundo turno a partir del lunes 25 de mayo. Será un turno de noche y está previsto que el próximo 1 de junio se introduzca un tercer turno (de tarde) para ofrecer tres equipos de producción en cada una de las dos líneas de montaje. PSA Villaverde ha recuperado el montaje del Citroën C4 Cactus.

Renault tiene cuatro factorías en España y cada una está recuperando su actividad de manera independiente, según han confirmado fuentes de la marca a Invertia. La factoría de carrocería y montaje de Valladolid recuperó el segundo turno el 14 de mayo y trabaja el 80% de la plantilla aproximadamente; la factoría de motores de Valladolid, un turno y el 30% de la plantilla; la de Palencia, un turno y el 40% de la plantilla; y la planta de cajas de velocidades de Sevilla, un turno con el 30% de los empleados.

La factoría de Volkswagen en Landaben (Navarra) tiene uno de sus tres turnos de producción activos, si bien desde la marca alemana confirman a Invertia que está previsto que entre el segundo turno el 3 de junio. La producción actual alcanza los 527 coches diarios (55% T-Cross, 45% Polo). A pleno rendimiento con los tres turnos, saldrían de esta planta 1.438 coches diarios.

La planta de Mercedes-Benz en Vitoria recuperó el 18 de mayo la actividad de sus tres turnos de producción: mañana (de 6.00 a 14.00 horas), tarde (14.00 a 22.00 horas) y noche (22.00 a 5.00 horas). De sus líneas salen las furgonetas Clase V, Marco Polo, Vito y eVito.

Por último, la planta valenciana de Ford volvió a la acción de manera gradual el 4 de mayo con alrededor del 35% de la producción y unos 4.400 trabajadores, cerca de un 61% de la plantilla, según explicaron a Europa Press el director de fabricación de Ford España, Dionisio Campos, y el presidente del comité de empresa y portavoz de UGT, Carlos Faubel.