Repsol ha reabierto al público cerca de 1.000 tiendas de proximidad y conveniencia en las estaciones de servicio de la compañía, en el marco del proceso de desescalada que la compañía está llevando a cabo en España, garantizando la máxima seguridad para sus empleados, clientes y proveedores, informó la compañía.

Noticias relacionadas

El pasado 13 de marzo, el día anterior a la declaración del estado de alarma en España, el grupo procedió a modificar el protocolo de atención a sus clientes en las estaciones de servicio de la compañía en el país para evitar la propagación del Covid-19.

Así, estas instalaciones pasaron a modo autoservicio y, en el caso de los productos de tienda, se garantizó el suministro a través de la ventanilla y, posteriormente, atendiendo pedidos por teléfono y también, en alianza con Deliveroo, realizando entregas a domicilio en tiendas de más de veinte ciudades.

Ahora se da un paso hacia la recuperación de la normalidad, aplicando una serie de medidas preventivas, de aplicación para todos los públicos y de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Límite en el aforo

De esta manera, para dar cumplimiento a las medidas de distanciamiento social en locales abiertos al público, se han establecido en las estaciones de servicio de la compañía unos aforos máximos de clientes, en relación a la superficie de la tienda.

Por ejemplo, en un establecimiento de 100 metros cuadrados, el número máximo de clientes será de seis. Esta información se señalizará mediante un cartel a la entrada de la tienda de la estación, indicando en cada caso el aforo máximo de clientes permitido.

De igual modo, se indicará de manera gráfica la obligación de mantener la distancia social de dos metros y se pondrá a disposición de los clientes gel hidroalcohólico y guantes de pista desechables, mediante la instalación de un tótem a la entrada de cada tienda.

Igualmente, se reforzarán las tareas de limpieza, con especial incidencia en superficies de mayor contacto, como mostradores y la zona de caja, aseos, tiradores de puertas y boquereles de los aparatos surtidores.

En este contexto, la compañía recuerda que en sus estaciones de servicio se pueden utilizar todos los medios de pago, entre los que se encuentra la aplicación Waylet, que permite pagar sin necesidad de bajarse del coche.

Para garantizar una adecuada protección a las más de 6.000 personas que trabajan en estaciones de servicio con tiendas, a los clientes y a los proveedores, Repsol ha instalado barreras de protección en los puntos de cobro y mesas de cafetería.

Además, desde el inicio de la crisis sanitaria, se suministró a toda la plantilla guantes y mascarillas de uso obligatorio durante la atención al público.

Café con bollo gratis

El pasado 31 de marzo, el grupo presidido por Antonio Brufau inició una campaña de agradecimiento al gran trabajo y compromiso realizado durante la fase más dura de la crisis sanitaria y del confinamiento por parte de transportistas, servicios de emergencias y sanitarios, y fuerzas armadas y de seguridad.

Desde entonces, Repsol ha regalado café con bollos a estos profesionales que han permitido el suministro de productos, han atendido a los enfermos y han garantizado el orden público en todas estas semanas de estado de alarma.

En un mes y medio, la compañía ha entregado gratuitamente más de 600.000 cafés con bollo entre todos estos públicos, priorizando su papel de suministrador de servicios básicos a la sociedad por encima de la rentabilidad.