Bruselas

El Gobierno español ha pedido este miércoles a la Unión Europea una derogación temporal de las reglas comunitarias que protegen los derechos de los pasajeros aéreos durante la crisis del coronavirus. En concreto, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, reclama a Bruselas que permita a las compañías aéreas dar un bono de viaje a los pasajeros afectados por cancelaciones en lugar de devolverles el dinero, como exigen las normas de la UE.

Noticias relacionadas

"España defiende una solución que ayude a aliviar la situación de liquidez de las compañías aéreas, pero sin menoscabar los derechos de los pasajeros", ha dicho Ábalos durante una videoconferencia de ministros de Transportes de la UE, según ha informado su departamento en una nota de prensa.

El Gobierno español aboga por "permitir temporalmente a las compañías aéreas ofrecer a los pasajeros vouchers en lugar de reembolsos, emitidos en unas condiciones uniformes en toda la UE". Si los bonos de viaje no se han utilizado en el plazo de validez, las aerolíneas seguirían estando obligadas a reembolsar a los pasajeros el precio del billete.

Para garantizar los derechos de los pasajeros ante la posible quiebra de las compañías aéreas, España defiende crear un fondo de garantía europeo que asegure los mismos derechos a todos los pasajeros de la Unión. "La reglamentación de los derechos de los pasajeros es europea y, por tanto, la solución debe venir por ese ámbito", sostiene Ábalos.

La petición española choca con la posición oficial mantenida hasta ahora por la comisaria de Transportes, la rumana Adina Valean. El Ejecutivo comunitario ha aclarado que las normas vigentes obligan a las aerolíneas a reembolsar el precio del billete en caso de cancelación, salvo que los pasajeros acepten expresamente la alternativa de un bono de viaje. Por eso, Bruselas sugiere a las compañías que hagan más atractivos estos vales.

Restablecer las conexiones aéreas

Un total de 12 Estados miembros, entre los que paradójicamente no figura España, han firmado este mismo miércoles una declaración conjunta en la que le piden a la Comisión que modifique temporalmente las reglas para permitir a las aerolíneas "escoger la manera de reembolsar el dinero a los pasajeros", es decir, que puedan hacerlo tanto en efectivo como con bonos de viaje.

"Esta regla temporal sería una solución para los actuales problemas de liquidez de las aerolíneas, preservando la competitividad de la aviación europea y manteniendo criterios de aplicación armonizados a escala europea, lo que permitiría un nivel adecuado y común de protección de los consumidores", alega la declaración.

La solicitud está firmada por Francia, Grecia, Portugal, Países Bajos, Bélgica, Bulgaria, Chipre, República Checa, Irlada, Letonia, Malta y Polonia. La delegación española no ha sabido explicar por qué no se ha sumado a la petición.

Durante la videoconferencia, Ábalos ha pedido al Ejecutivo comunitario que acelere al máximo la presentación de unas directrices comunes en la UE para restaurar gradualmente los servicios de transporte y la conectividad.

A España le preocupa en particular el restablecimiento de las rutas aéreas "para garantizar la conectividad de los países periféricos y con las islas". A juicio del ministro de Transportes, el actual calendario que maneja Bruselas para presentar estas directrices a mediados de mayo "llegaría demasiado tarde".