Las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno durante el pasado fin de semana han sido muy mal acogidas por el sector de la construcción. Seopan, asociación que engloba a las principales  compañías del sector, ha realizado un duro comunicado en el que critica las nuevas restricciones puestas en marcha.

Noticias relacionadas

En concreto, la asociación denuncia que "no se ha establecido plazo de preaviso alguno, y las empresas han dispuesto, únicamente, de 24 horas de prórroga para hacer efectivo el permiso retribuido recuperable en aquellas actividades donde sea imposible realizar una interrupción inmediata de la actividad, como así ocurre en la práctica totalidad de las obras".

En opinión de Seopan, tal plazo será insuficiente para poder implementar cuantas medidas de seguridad sean necesarias antes del inicio del periodo de inactividad, tanto para las empresas contratistas como para las direcciones facultativas de los clientes, públicos y privados.

Del mismo modo, la asociación critica que el nuevo Real Decreto no prevé los retenes de personal y medidas a realizar durante el periodo de inactividad. "La custodia de polvorines y pozos de achique en obras de túneles, el mantenimiento de desvíos provisionales en carreteras con tráfico, el acodalamiento de pantallas y encofrados o el apuntalamiento y entibación de excavaciones y zanjas, son ejemplos de actividades que requerirán una supervisión y mantenimiento durante el periodo de inactividad".

Cambios entre Reales Decretos

Además, en su comunicado denuncia un "giro de 180 grados del Gobierno en el contenido de los últimos dos Reales decretos publicados, RDL 9/2020 y RDL 10/2020, respecto de los dos primeros, RDL 7/2020 y RDL 8/2020".

En este sentido señala que ha pasado, "de una flexibilidad inicial en materia laboral para favorecer la supervivencia empresarial pasamos a una situación que ha limitado en el tiempo la posibilidad de los ERTE, trasladando además a las empresas el coste de sostenimiento de las rentas de sus trabajadores en proporción directa a la duración del periodo de inactividad".

Una medida que califica de "giro radical" y que alertan que afectará "tanto al periodo de paralización que afrontamos como al de recuperación y reprogramación que requiere la obra civil". Del mismo modo, el comunicado explica que "las medidas son contrarias a las adoptadas por otros países de nuestro entorno y conlleva, además, el riesgo de transformar la crisis de actividad que afrontamos en una crisis financiera, ante el riesgo de impago de los compromisos contraídos con las entidades financieras".

Por último, desde Seopan piden al Gobierno que "traslade las instrucciones que procedan a los órganos de contratación para poder realizar una suspensión ordenada de la actividad, y segundo, y de mayor relevancia, que adopte medidas urgentes de apoyo financiero a nuestro sector, que en el caso de la contratación pública, entre otras posibles, no tendrían impacto al poder disponer anticipadamente de los créditos de gasto ya autorizados para posteriormente detraerlos durante el plazo restante de las obras".