Burger King rectifica. La compañía, que el pasado lunes decidió cerrar todos sus establecimientos y eliminar los repartos a domicilio, ha decidido retomar esta segunda medida con un renovado plan de "entrega sin contacto".

Noticias relacionadas

En su página web, la compañía informa a sus 'clientes a domicilio' de las pautas que deben seguir en el momento del reparto. En concreto, y para evitar el contacto con el repartidor, la compañía solo aceptará pagos online, asegurando que la persona que realice la entrega se desinfectará las manos antes y después. 

Cuando llegue el repartidor, llamará al telefonillo para indicar que el pedido está en la puerta, dejando la bolsa sellada con el ticket sobre un mantel de papel para que no esté en contacto con el suelo que, posteriormente, el repartidor tendrá que tirar. 

La empresa asegura que en sus restaurantes los empleados mantienen la seguridad de distancia establecida para prevenir contagios, pero pide a sus clientes que realicen los pedidos a través de su App, recordando que el Covid 19 no se transmite por los alimentos, según la OMS. "Por favor, cuídate, ya habrá tiempo de que puedas disfrutar de nuestros restaurantes", indica Burguer King en su comunicado. 

La cadena de hamburguesas anunció el pasado lunes un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en España, donde cuenta con una plantilla de 14.000 personas, tras el cierre de todos sus restaurantes y la cancelación de su servicio de reparto a domicilio para luchar contra la propagación del coronavirus y tras decretarse el estado de alarma en España.