Las plantas de producción que los grandes fabricantes mundiales tienen en España han anunciado en cascada su cierre por dos motivos derivados del coronavirus: la escasez de suministros y la salud de sus empleados. En torno a 65.000 personas a casa, aunque las que puedan teletrabajarán.

Noticias relacionadas

Esta medida tiene una derivada con un posible efecto incluso mayor en la industria auxiliar del motor, un gigante que factura casi 40.000 millones de euros anuales y da trabajo a alrededor de 375.000 personas (entre empleo directo e indirecto). Estas empresas temen un efecto dominó y son ya algunas, como Gestamp o Valeo, las que han planteado los primeros ERTE para sus empleados.

Primero fue Seat y luego le siguieron Ford, Nissan, Renault, Mercedes-Benz, Volkswagen, Iveco y PSA. Grandes marcas con muchos empleados y un enorme peso en la economía nacional (10% del PIB). Sin embargo, esta bola de nieve de cierres y posteriores ERTE puede multiplicarse por seis debido al contagio de la industria auxiliar del automóvil.

Quizá les suene Gestamp o CIE Automotive porque cotizan en bolsa, pero hay miles de pequeñas y medianas empresas dedicadas al suministro de componentes para estas plantas y talleres de recambios.

La Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto) reconoce a Invertia que “con motivo del parón de las plantas de producción de vehículos en nuestro país, la actividad a nivel nacional de los proveedores de automoción se va a ver afectada drásticamente y la exportación también, ya que la crisis del coronavirus se está extendiendo a otros países de nuestro entorno”.

Patronal y sindicatos, muy preocupados

De ahí que Sernauto, junto con las asociaciones del sector Anfac y Faconauto, ha pedido al Gobierno “medidas urgentes y extraordinarias en materia laboral, económica y logística para minimizar el impacto tan negativo que esta crisis global está teniendo ya para nuestra industria, de manera que se garantice la viabilidad, competitividad y empleo en el conjunto del sector, ahora y en los meses siguientes al fin del estado de alarma”.

En el otro lado de la ecuación están los sindicatos. Joaquín Ferreira, responsable de Automoción de CCOO de Industria, reconoce que “todas las empresas de componentes están expectantes para ver en qué les afecta esta situación porque seguramente las que no trabajen para el resto de Europa tendrán que comenzar a parar”. Aunque ojo, PSA, Volkswagen y Ford ya han apagado sus plantas del Viejo Continente. Más gasolina para la hoguera.

De hecho, expone el responsable sindical, “las empresas auxiliares están muy expuestas porque en cuanto pierden una o dos adjudicaciones, lo siguiente es casi pensar en recortes y negociar amortiguadores sociales”.

Todas las plantas de automóviles en España están cerradas, pero no de la misma manera. Ford Almussaes tira de días festivos por Fallas, Nissan días flotantes, Iveco solo hasta el miércoles... Como la industria auxiliar trabaja casi just in time para ajustarse a la demanda de las marca, Joaquín Ferreira cree que “para Renault, Mercedes, Iveco Madrid, Seat, Nissan y Ford nadie está produciendo ya”.

Por estos motivos, según Joaquín Ferreira “seguramente hay sitios donde se ha mandado a casa a los empleados con los amortiguadores sociales que tenemos negociados en nuestro convenio, como son las flexibilidades negativas, excedentes de calendario o jornadas a más y seguramente este acuerdo que tienen actualmente para parar, puesto que no pueden acumular piezas, se transforme después del Decreto Ley que anuncie el Gobierno en ERTE por fuerza mayor”.

Valeo y Gestamp, los primeros ERTE

Los anuncios de cierres temporales en la industria auxiliar no han tardado en llegar. Este mismo martes, dos empresas que suman 9.000 personas han dejado caer la palabra ERTE a sus representantes sindicales.

Por un lado, el fabricante de componentes para el automóvil Gestamp negocia con los sindicatos medidas de flexibilización laboral, entre ellas un acuerdo marco para la presentación de un ERTE en las 22 plantas que tiene en España y que emplean a unas 6.000 personas.

Actualmente, la mayoría de las plantas de Gestamp trabajan con relativa normalidad, aunque arrastradas por el cese de actividad entre los fabricantes de automóviles, tendrán que ir parando progresivamente, indican fuentes consultadas por EFE.

Por otro lado, el comité de empresa de Valeo en Martos (Jaén) ha anunciado este martes al conjunto de la plantilla vía comunicado que "en los próximos días" comenzarán a negociar con la dirección un Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE).

Con una plantilla de 3.000 trabajadores, Valeo, dedicada a la fabricación de compuestos automovilísticos, está pendiente de las medidas económicas que anuncie el Gobierno de España este martes para comenzar a negociar las condiciones del ERTE.