El Gobierno de Pedro Sánchez está de enhorabuena. A pesar de las dudas que todavía rodean la cifra definitiva de déficit de 2019, finalmente la deuda pública se queda por debajo del objetivo ‘oficioso’ que había trasladado el Ejecutivo a Bruselas en octubre.

Noticias relacionadas

El techo de deuda al que se había comprometido el Gobierno era del 95,9% del PIB. Una cifra que se habría logrado a tenor de las declaraciones de Nadia Calviño, la ‘nueva’ vicepresidenta de Economía pero responsable de las políticas económicas también en el anterior mandato de Sánchez, quien ha indicado que la deuda pública se habría quedado por debajo del 96% del PIB.

Sin embargo, cabe recordar que oficialmente España habría incumplido los objetivos fiscales. Todavía está vigente la senda de estabilidad de Mariano Rajoy, que marcaba que la deuda pública máxima para 2019 era del 95,4%. Con todo, el Ejecutivo se habría quedado a solo 5 décimas (unos 6.000 millones de euros) de esta meta.

Incógnitas sobre el déficit

Calviño ha revelado este dato durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de este jueves. En ella también ha confirmado que el crecimiento del PIB en 2019 fue del 2% y reiteró las previsiones gubernamentales para los próximos años, que incluyen una rebaja de los pronósticos económicos para este 2020, dejándolo en un 1,6% más de crecimiento.

En su intervención, la vicepresidenta tercera precisó que la “acción de gobierno se va a dirigir al crecimiento inclusivo y la sosteniblidad de las cuentas públicas”, por lo que se ejecutarán las “reformas que el país necesita. No podemos crecer a cualquier precio y a costa de lo social: debe ser sostenible económicamente, socialmente y medioambientalmente”.

Asegura que esta “filosofía” es la que ha mandado en el crecimiento en el mandato de Sánchez y que “nuestra agenda es predecible y genera confianza. La prueba se puede medir con cifras: ha mejorado el rating, ha bajado la prima de riesgo, los inversores han incrementado su participación en la deuda pública” así como “se han batido récords históricos en las subastas del tesoro” español.

200.000 millones

Aunque ha avanzado que será necesaria “disciplina fiscal” para reducir niveles de déficit y de deuda pública, también anunció que prevén 200.000 millones de euros de inversión pública y privada “para la protección del capital natural con las políticas de transición ecológica para los próximos 10 años en los sectores de la energía, la movilidad o la vivienda”.

Además, se ha comprometido a “eliminar los obstáculos al crecimiento empresarial siempre contando con la máxima colaboración de las autonomías y los operadores independientes”. Además, apuesta por “reforzar la financiación empresarial no bancaria” (es decir, salir a bolsa y emisiones de bonos o deuda) y “la lucha contra la morosidad en el pago de las empresas”.

Por otro lado, la vicepresidenta Calviño prevé la creación de más de 1,2 millones de puestos de trabajo entre el año pasado y el ejercicio 2023, hasta situar la tasa de paro en el 12,3% al final de la legislatura.

Además, ha anunciado que su departamento aprobará "próximamente" una orden ministerial para evitar la existencia de deudas perpetuas en el crédito al consumo, para favorecer el acceso a la información del cliente sobre los 'créditos revolving', y medidas para mejorar la responsabilidad de las entidades para evaluar la solvencia de los clientes. Además, ha indicado que la creación de la Autoridad de Protección del Cliente financiero "llevará un tiempo".