Los dueños de la Bolsa de Zúrich vuelven a tomar la delantera por el control de BME. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha anunciado este viernes la admisión a trámite del folleto de la oferta pública de adquisición (opa) de Six Group por la sociedad rectora de las bolsas españolas.

Noticias relacionadas

Apenas 11 días después de haber anunciado por sorpresa su oferta de 34 euros por cada acción de BME, el supervisor ya ha admitido a trámite el estudio de la operación. Y mientras tanto, ninguna oferta competidora ha sido anunciada formalmente, aunque en el mercado se sigue especulando con esta posibilidad alimentada fundamentalmente por Euronext.

El mercado se sigue moviendo en un escenario de guerra de pujas por BME, ya que sus acciones cotizan este viernes por encima de los 35,6 euros por acción, lo que implica un 4,7% que el precio ofrecido por los suizos. En cualquier caso, la presentación de una oferta rival podría demorarse hasta cinco antes de que acabase el plazo de aceptación de la opa de Six Group. Y antes de llegar a ese punto, tanto la CNMV como el resto de instituciones con competencia en el ámbito español, suizo y comunitario europeo debería dar su visto bueno a la eventual concentración.

La CNMV ha señalado, como es habitual en estos casos, que “la admisión a trámite de la referida solicitud no supone pronunciamiento alguno sobre la resolución relativa a la autorización de la oferta”. Esta admisión a trámite se produce simplemente “al entender que el folleto y los demás documentos presentados, tras la documentación complementaria y las modificaciones registradas […] se ajustan a lo dispuesto” en la ley.

A LA ESPERA DE CONTRAOPAS

Estos cambios o complementos de información llegaron a los despachos de la CNMV los pasados días 21 y 27 de noviembre, de lo que se puede deducir cierta celeridad tanto por parte de Six Group como del propio organismo supervisor. Ahora, la institución tiene 20 días hábiles para pronunciarse definitivamente sobre la oferta, si bien este plazo se reiniciaría cada vez que se solicitasen y aportasen cambios, clarificaciones o información adicional sobre los términos contenidos en el folleto de la operación.

De momento, lo que se sabe es que la oferta tiene la condición de amistosa, porque se ha lanzado con el conocimiento del consejo de administración de BME. En este sentido, la dirección de la compañía española se ha comprometido a asumir una penalización en caso de que la puja no salga adelante una vez autorizada por la CNMV -si aparece una oferta competidora- por un 0,5% del importe comprometido para la operación, lo que equivale a 14 millones de euros.

Los 34 euros por acción y en efectivo anunciados el pasado 18 de noviembre suponían una prima del 33,9% frente al cierre de la sesión precedente. Y del 47,6% con respecto a su media del último semestre. Puesto que la oferta no contempla el canje de acciones y es para el 100% del capital de BME, cualquier contraopa tendría que mejorar el precio ofrecido en efectivo. Los dueños de la Bolsa de Zúrich han condicionado la efectividad de la opa a que sea aceptada por al menos un 50% del capital de BME, donde a día de hoy no gozan de posición alguna ni cuentan con ningún compromiso de adhesión.