Renfe ya tiene rivales. Adif ha ratificado en consejo extraordinario que, además de la operadora pública española, la oferta de Ilsa, compuesta por Air Nostrum y Trenitalia, y la de SNCF, la compañía ferroviaria francesa, se han impuesto en el proceso de liberalización del transporte de pasajeros por ferrocarril en España. Como adelantó EL ESPAÑOL, esta decisión ratifica el favoritismo de ambas propuestas para convertirse en las rivales de Renfe.

Noticias relacionadas

De esta manera, el transporte de pasajeros por ferrocarril en España dejará en diciembre de 2020 de ser cosa de Renfe para, progresivamente, comenzar a dar paso a las propuestas de Ilsa y SNCF. Una profundo cambio que multiplicará las opciones tanto de los viajeros de negocio como de los que buscan las tarifas más económicas.

Adif ha optado por un modelo de liberalización que reparte el mercado ferroviario en tres paquetes, denominados A, B y C. El primer lote comprende un nivel de operación muy profundo, destinado a ser operado por Renfe. La segunda opción, en la que se ha impuesto Ilsa, dibuja una oferta de servicios que contaría con un 30% de la capacidad de la actual operadora ferroviaria española. Por último, el tercer paquete, ganado por SNCF, está más alineado con un producto low cost.

La oferta de circulaciones en las vías españolas aumentará más de un 60% respecto al volumen actual. Pasa de las 119 circulaciones por sentido y día, a las 189 de cara al 14 de diciembre de 2020, fecha en la que está previsto el comienzo de la nueva etapa.

Tres ejes ferroviarios

En su declaración de red, Adif separa la líneas de alta velocidad españolas en tres ejes. El primero está compuesto por los trazados Madrid-Barcelona-Frontera francesa y por el Valencia-Barcelona. El segundo es el que engloba al Madrid-Levante y el tercero el Madrid-Toledo-Sevilla-Málaga.

La propuesta de Ilsa, cuyo accionariado esta repartido en un 55% controlado por Air Nostrum y el 45% restante por el operador público italiano Trenitalia, se ha impuesto en el lote que la convertirá en el segundo operador ferroviario más importante de España. Una posición que está alineada con la ambición de este proyecto que persigue competir de tú a tú con Renfe tanto en tarifas como en los servicios más premium.

La oferta de Ilsa, cuyos primeros servicios llegarán en enero de 2022, se ha impuesto al contar con una explotación más profunda de este paquete gracias al músculo que le aporta la presencia de Trenitalia. El operador público italiano cuenta con material ferroviario de primer nivel, tanto en operación como pendiente de recibir, que podrá poner en las vías españolas.

Ilsa pondrá en marcha 32 servicios diarios (16 en cada sentido) entre Madrid y Barcelona. Por su parte, la ruta Madrid-Valencia dispondrá de ocho frecuencias diarias, mientras que las conexiones entre Madrid con Málaga y Sevilla tendrán siete. Del mismo modo, el enlace Madrid-Alicante se operará con entre tres y cuatro frecuencias diarias, que se incrementarán en las semanas centrales de verano.

El modelo de tren elegido por Ilsa para operar será el Frecciarossa 1000, fabricado por Hitachi-Bombardier. El nuevo operador dispondrá de 23 unidades de este modelo de tren para atender las cinco rutas para las que tiene autorización.

Otro de los fuertes que tiene la propuesta impulsada por Air Nostrum y Trenitalia radica en la experiencia que atesora el operador público italiano gracias a los siete años que ya lleva compitiendo en su país. El mercado italiano se adelantó a toda Europa y optó por arrancar su liberalización en 2012. En este tiempo, Trenitalia e Italo, el operador privado italiano, han conseguido que el número de pasajeros crezca el 80% y el coste de los billetes baje un 40% permitiendo a ambas empresas estar en beneficios.

A esto hay que sumar el conocimiento que tiene Air Nostrum del mercado español. La compañía española cuenta con muchos años de experiencia dando respuesta a las necesidades que tienen los pasajeros a la hora de desplazarse por España. Un saber hacer que jugará un papel clave a la hora de configurar una oferta que consiga atraer a nuevos usuarios al tren.

Bajo coste con acento francés

Por su parte, la propuesta de SNCF va a intentar seducir a los pasajeros que buscan las tarifas más económicas. El operador ferroviario público francés, va a traer a las vías españolas el servicio de bajo coste que tantas alegrías le está dando en Francia.

En un encuentro con medios celebrado el pasado mes de marzo, Rachel Picard, CEO de Voyage SNCF, desgranó las claves del éxito que la propuesta de low cost ferroviario ha tenido en Francia durante los últimos años y el potencial de traerlo a España.

"Con Ouigo conseguimos bajar al 50% el coste por asiento y, en el último año, transportamos 17 millones de pasajeros. La entrada del low cost ferroviario permitió que el mercado francés pasara de 100 millones de pasajeros a 120 millones en cuatro años".

Ahora se abre una nueva etapa gracias a la cual, gradualmente, los usuarios españoles verán como sus opciones a la hora de viajar en alta velocidad se multiplican. Este aumento de oferta debería reducir el precio de los billetes de tren. De producirse este abaratamiento de las tarifas, la principal consecuencia sería que millones de usuarios que hoy se desplazan en coche o en avión optaran por el tren. Este aumento del negocio permitiría a Renfe, Ilsa y SNCF cosechar beneficios en este mercado y a Adif rentabilizar su infraestructura.

Tras la decisión de hoy, comienzan intensos meses de trabajo para los tres operadores del mercado español en los tendrán que convertir todas estas buenas intenciones y proyecciones en realidad. De su éxito dependerá en gran medida que España se convierta en uno de los países del mundo con un mercado ferroviario de alta velocidad más dínámico. Las infraestructuras están listas y tienen la capacidad para permitirlo. El premio es importante. La carrera por conseguirlo ya ha comenzado.