Finalmente se han adherido 2.636 trabajadores al Plan de Suspensión Individual de Empleo (PSI) puesto en marcha por Telefónica y cuyo plazo de inscripción expiró el 31 de octubre. Estamos hablando de aproximadamente un 60% de total de 4.300 empleados que estaban en condiciones de sumarse.

Noticias relacionadas

En el marco de su nuevo Convenio Colectivo la empresa pactó un Plan de Suspensión de Empleo Individual (PSI) que mantiene el 68% del salario para quienes se apunten, un programa de bajas incentivadas con una indemnización de 45 días por año trabajado y un plan de jubilaciones forzosas que afectarán a unas 160 personas a la fecha de publicación del convenio.

Este Plan de Suspensión de Empleo Individual mantiene las condiciones del PSI de 2015. Esto es trabajadores de 53 años o más con una antigüedad de quince años a quienes se les pagará el 68% de su salario hasta que cumpla 65 años, manteniendo todos los beneficios de trabajar en Telefónica como asistencia médica con Antares y seguir formando parte del Seguro Colectivo de Riesgo de la compañía.

Del mismo modo, el empleado que se acoja seguirá perteneciendo a ATAM, ya que la compañía seguirá pagando sus cuotas. La empresa también seguirá aportando a su plan de pensión. 

Nuevo Convenio Colectivo

Telefónica España firmó con sus sindicatos un nuevo Convenio Colectivo para los próximos tres años con una subida salarial del 1,5%, una serie de fórmulas de desvinculación de trabajadores de la compañía y un plan de formación para la plantilla. Un nuevo pacto que sentó las bases para construir “una compañía más digital, más flexible y más preparada para los desafíos futuros”, según indicó la operadora tras el acuerdo.

La pirámide de edad actual de las tres empresas afectadas por el Convenio (Telefónica de España, Telefónica Móviles y Telefónica Digital) llega a los 19.670 trabajadores, de los cuales 4.332 tienen entre 64 y 53 años, los que estaban facultados para apuntarse al PSI. Finalmente lo hicieron 2.636 trabajadores.

Además de las jubilaciones forzosas y el PSI se incluía un plan de bajas voluntarias. Durante los tres años que dure el convenio podrán acogerse a este programa trabajadores "que cuenten con una antigüedad mínima en la Empresa de cinco años y menos de 55 años de edad, que no puedan acogerse al resto de los programas del Plan de Suspensión".

Jubilaciones forzosas

También queda abierto el proceso de jubilaciones forzosas. En este caso, hay 160 personas mayores de 64 años que deberán abandonar la compañía antes del 31 de diciembre de esta año. El Convenio indica que estos trabajadores tienen derecho al 100% de la pensión ordinaria de jubilación en su modalidad contributiva y que "quienes hubieran cumplido los requisitos de acceso a la jubilación ordinaria en los términos explicitados en la Ley General de Seguridad Social y demás normativa de aplicación, deberán causar baja en un plazo máximo de un mes a partir de la publicación en el BOE del convenio".

La jubilación forzosa responde a un acuerdo con los sindicatos mayoritarios, que se hizo posible por la reforma del actual Gobierno y que además incluyen la contratación de dos trabajadores por cada jubilado.

“De esas contrataciones, como mínimo la mitad será contratación joven de menores de 35 años, y se adquiere el compromiso de continuar favoreciendo la contratación de jóvenes Titulados Universitarios, así como de titulados en Formación Profesional”, ha firmado la compañía en el Convenio Colectivo.