El juicio por la salida a Bolsa de Bankia ha quedado visto para sentencia con mucha menos atención mediática de la que tuvo en su arranque, pese a la intervención final de su principal acusado: Rodrigo Rato. Después de 10 meses de juicio y un total de 74 sesiones, el punto y final de esta compleja causa llega con 15 acusados más por parte de la Fiscalía Anticorrupción de los que inicialmente se señalaban.

Noticias relacionadas

Rodrigo Rato, el que más se juega en la sentencia, ha sido el único en tomar la palabra. El expresidente de Bankia ha insistido en que todas las decisiones que tomaron los administradores de la entidad fueron contrastadas con el Banco de España en un contexto en el que el sector financiero tuvo que afrontar "tres cambios legislativos en 17 meses". 

El también exdirector gerente del FMI ha defendido que su actuación siempre estuvo dirigida a defender el "mejor interés" de los accionistas de BFA y Bankia.

Rato y los otros 33 acusados (tres de ellos, personas jurídicas: BFA, Bankia y Deloitte) han estado representados en esta causa por prestigiosos abogados penalistas que han tratado de desmontar la actuación de la fiscal, Carmen Launa, al ampliar en su escrito de conclusiones su acusación con nuevos delitos. Además, han tratado de achacar la debacle de las acciones de Bankia a la voraz crisis económica que colocó a España al borde del rescate total en 2012.

En el otro lado, el impulsor de la causa, Andrés Herzog (abogado de la Confederación Sindical de Crédito), expuso sus conclusiones el pasado 11 de septiembre, tras renunciar con reticencias a mantener la acusación contra el Banco de España y la CNMV por lo que no hicieron para evitar la salida a Bolsa de Bankia y tener que prescindir de la declaración de Christine Lagarde, tras los intentos de ésta de retrasar lo máximo posible su declaración por videoconferencia.

Han pasado más de ocho años desde el toque de campana que marcó el inicio del fin de la carrera de de Rodrigo Rato y tras el escándalo, Bankia -ya como entidad pública- ha devuelto más de 1.900 millones de euros a unos 225.100 afectados, según datos de la entidad.

Sin embargo, asociaciones de usuarios de banca y minoritarios, como Aemec o Adicae, han permanecido en la causa.

Una causa compleja

Tras una larga fase de instrucción, el juicio por la salida a Bolsa de Bankia arrancó el pasado 26 de noviembre. Un desprendimiento de retina de la fiscal Carmen Launa obligó a suspender las sesiones durante unas semanas.

Por la sala de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid) en la que se ha desarrollado el juicio, han prestado declaración 57 personas, entre ellas, el exministro de Economía, Luis de Guindos o los expresidentes de BBVA y Caixabank, Francisco González e Isidro Fainé, entre otras personalidades.

También acudió a declarar el exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), en una causa en la que su actuación como supervisor se ha puesto en más de una ocasión en entredicho.

El careo entre los peritos judiciales cedidos por el Banco de España, Antonio Busquets y Víctor Sánchez, con los aportados por las defensas marcó el devenir del juicio a lo largo del verano. 

Prestigiosos peritos como Juan Zorzona (aportado por Rato), Rubén Manso; Santiago Carbó y Leandro Cañibano (Bankia y BFA) o Manuel García Ayuso (Deloitte), entre otros analizaron en la sala la situación previa de las cajas de ahorro al inicio del proceso de fusiones frías (SIP) que impulsó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y dio lugar a Bankia.

También explicaron ese proceso de integración, la salida a Bolsa y las dudas sobre la formulación de las cuentas de 2011. Hechos, todos ellos, previos al rescate a la entidad en 2012.

Ya cuando se inició ese careo, se preveía que la Fiscalía ampliaría su acusación, como finalmente hizo. Launa modificó sus conclusiones provisionales para incluir también el delito por falsedad contable.

Así, si en un principio solo acusaba de estafa a inversores a cuatro de los acusados (el expresidente, Rodrigo Rato, el expresidente de Bancaja, José Luis Olivas, el exconsejero José Manuel Fernández Norniella y el exconsejero delegado, Francisco Verdú), al final amplió su acusación hasta 15, entre los que figuraron el exministro Ángel Acebes o el auditor de Deloitte, Francisco Celma.

Algunos de los acusados por la salida a Bolsa de Bankia.

Las más de 20 horas que duraron las conclusiones de Launa retrasaron el final del juicio, que iba a terminar a comienzos de septiembre.

Piden su absolución

En la última sesión, celebrada este martes, el abogado de Bankia BFA, Alberto Gómez Fraga, ha pedido la absolución de BFA (matriz de Bankia) y ha tildado de "mutantes" las acusaciones.

Además, ha rechazado que los acusados falsearan las cuentas del banco y se ha apoyado en el papel del Banco de España como supervisor para defender su actuación.

Rodrigo Rato es el que más se juega con la sentencia. Anticorrupción pide para él ocho años y medio de prisión por presunta estafa y falsedad contable. Olivas y Fernández Norniella se enfrentan a penas de cinco y seis años de cárcel, respectivamente.

Todos los acusados, a excepción de uno, salieron del banco con la llegada del nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri. Sergio Durá, del anterior equipo, es en este momento interventor general de la entidad.