Deoleo ha cerrado un acuerdo con la mayoría de sus entidades acreedoras para refinanciar su estructura de deuda actual de 575 millones de euros, que podría suponer una reducción de la misma en más de 330 millones de euros. Este acuerdo ha sido suscrito de momento por entidades que representan más del 79% de la deuda actual.

Noticias relacionadas

Tras esta refinanciación el grupo contará con nuevos recursos y una nueva estructura societaria y financiera que le permitirá cumplir con sus compromisos financieros y obtener la estabilidad necesaria a largo plazo para seguir desarrollando su plan de negocio.

A pesar de la reducción de capital que la sociedad aprobó en la pasada Junta General de Accionistas con la finalidad de restablecer el equilibrio patrimonial, la situación de los fondos propios de Deoleo ha seguido deteriorándose en los últimos meses, llegando a cierre del mes de agosto a ser negativos.

Por tanto, el acuerdo es un hito histórico para la compañía, pues consolida una visión de futuro para Deoleo que es muy positiva y que la reforzará en su posición de líder mundial del mercado del aceite de oliva, manteniendo su absoluta vocación por la defensa de la calidad y la sostenibilidad en el sector.

La operación de refinanciación acordada contempla una reorganización societaria del grupo; una inyección de fondos propios en Deoleo, mediante la ejecución de una ampliación de capital de hasta 50 millones de euros, que se destinarán a repagar parte del endeudamiento financiero actual y que será precedida de una reducción de capital a cero para compensar pérdidas; la capitalización de gran parte de la deuda actual; y la refinanciación de la deuda restante, alargando su vencimiento.

Reestructuración de la deuda Según el acuerdo alcanzado, la deuda sindicada actual podría reducirse en hasta 333 millones de euros como consecuencia del repago con los importes aportados mediante una ampliación de capital de hasta 50 millones de euros y de la capitalización de hasta 283 millones de euros a cambio del 49% del capital social de la nueva compañía que desarrollará el negocio.

El resto de la deuda actual, 242 millones de euros, será considerada como deuda sostenible y permanecerá como deuda financiera a largo plazo con unos vencimientos ampliados significativamente con respecto a los actuales.