De algo puntual a un fenómeno generalizado. El Black Friday ha inundado España, desde sus grandes empresas, las primeras en incorporarlo, hasta las pequeñas. En un mundo global como en el que vivimos era de esperar, aunque ha tardado años en instalarse en nuestro país. No en vano, fue en los años sesenta cuando comenzó a afianzarse en Estados Unidos. Allí es el pistoletazo de salida para la Navidad.

Noticias relacionadas

El "viernes negro", llamado así por la intención de los comercios de lanzar ofertas para salir de sus números rojos en ventas, ya es un día que quien más y quien menos aprovecha para hacer alguna compra. Según datos extraídos del Informe Black Friday de Privalia, el outlet online, los españoles gastarán una media entre 50 y 150 euros. Aunque se celebra el último viernes de noviembre, es decir, este 24, muchas empresas amplían sus ofertas desde este lunes o, incluso, desde principios del mes.

Tecnología, moda, calzado, accesorios e incluso restauración. Los descuentos del Black Friday lo inundan todo. Según las previsiones de Anged, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (El Corte Inglés, Carrefour, Conforama, Alcampo, Hipercor, Ikea, Media Markt, Fnac...), las compras durante este periodo pueden concentrar hasta un tercio de la facturación navideña de algunas categorías de productos. El año pasado, sólo en noviembre, las ventas de no alimentación en grandes superficies crecieron un 4% más respecto a la media del año debido a la campaña del Black Friday.

Triunfo de las compras online

"El Black Friday es una manifestación inequívoca de la gran transformación digital que está afrontando el sector", dicen desde Anged. En este sentido, a esto achacan tanto la "permeabilidad" de los consumidores a las tendencias de otros países como que el consumidor hace estas compras en el canal físico o en el digital, indistintamente. 

Así, para la asociación el Black Friday es especialmente relevante para todas aquellas categorías donde las compras online tienen una mayor penetración, como pueden ser la electrónica, la moda, los libros, la música o productos de cuidado personal. Y alguien tiene que transportar los pedidos que se hacen a través de las páginas web. Las empresas de paquetería, por esto, prevén mover cerca de dos millones de paquetes diarios durante esta semana, una cifra que supone duplicar la actividad de reparto del Black Friday de 2016. 

Aprovechar para las compras navideñas

Otra de las claves que han hecho triunfar al Black Friday, además de las ofertas en sí, es que muchos aprovechan para adelantar las compras de Navidad.

Por eso, compañías que tienen un papel importante en este periodo como las jugueteras también se benefician de esta fecha. Sin ir más lejos, Toys "R"Us, por ejemplo, ofrece durante diez días descuentos de hasta el 50% en una selección de productos. Amazon, el gigante del comercio electrónico -clave para que el Black Friday se haya instalado en España- ofrece descuentos en su web en todas las categorías de productos desde el 13 hasta el 27 de noviembre.

La moda tampoco escapa. Inditex, con Zara, Oysho, Stradivarius o Pull and Bear, ofrecen descuentos de hasta el 20%, mientras que El Corte Inglés, que también se sumará a las ofertas, se ha adelantado en tecnología con los "Súper tecnoprecios". Otras marcas como Desigual centrarán todos sus descuentos solo en el propio día 24.

Ikea, por su parte, ha lanzado descuentos desde el 20 al 26 de noviembre en cada tienda con una selección de artículos con hasta el 60% de descuento; Leroy Merlin hará lo propio del 17 al 26 de noviembre.

La cultura y el ocio también quieren sumarse a este día. En La Casa del Libro, las ofertas están disponibles del 23 al 30 de noviembre; por su parte, la app de planes de ocio Fever lo celebra del 20 al 27.