El plan de modernización de Dimas Gimeno para El Corte Inglés empieza a surtir efecto. El ejercicio 2016 se ha saldado con la recuperación de una cifra: 15.504 millones de euros de volumen de negocio. O lo que es lo mismo, la cifra más alta de ventas desde el año 2011. Algo que ha venido acompañado de 162 millones de euros de beneficio, un 2,4% mayor que el del año pasado, y que convierte al año fiscal 2016 en el tercero consecutivo incrementando las ganancias.

Noticias relacionadas

Se puede decir, por tanto, que el equipo del presidente da por cerrada la crisis en El Corte Inglés, y confían en que 'los días de oro' de los grandes almacenes vuelvan más pronto que tarde. De hecho, prácticamente todas las unidades de negocio han mejorado sus resultados. Tan sólo dos han tenido un peor comportamiento: Viajes El Corte Inglés, que se ha visto afectada por los tipos de cambio y la situación geopolítica; e Hipercor que es, quizá, el ‘patito feo’ con una reducción de las ventas del 5,7% -aunque es la segunda unidad más importante en volumen de facturación-.

De ahí que la Junta de Accionistas haya dado luz verde a la fusión de Hipercor por parte de El Corte Inglés. El objetivo es transformar la superficie comercial, e intentar incrementar las sinergias con los grandes almacenes. En definitiva, ofrecer una nueva experiencia al cliente, eliminando –por ejemplo- las duplicidades en algunas secciones. Una experiencia que ya se está poniendo en marcha en algunos centros, pero que llevará meses desarrollar, tal y como reconocen personas cercanas al proyecto.

Consumo y turismo

La propia compañía reconoce que les está ayudando la buena evolución del consumo interno y del turismo en España. Sin embargo, y pese a la mejora que se ha obtenido en todas las líneas, el beneficio de explotación (EBITDA) ha aumentado un 7,5% hasta los 981 millones de euros. Una cifra que está lejana al 12% de media que debería cumplirse hasta el 2018. Ese compromiso fue adquirido por la propia compañía en el acuerdo con el jeque catarí Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani (alias HBJ) en 2015 a cambio de un préstamo de 1.000 millones convertible en acciones. Transcurrido este período, éste percibiría el 12,25% del accionariado –que podría llegar hasta el 15% si se incumple con el Ebitda medio acordado-. Sin embargo, el equipo de Dimas Gimeno niega que se vaya a incumplir ninguna cláusula, y confía en que se cumplirá escrupulosamente con los acuerdos alcanzados.

La contención de costes aplicada durante el primer año de Dimas Gimeno, y la renegociación de las deudas, surtió su efecto en 2015, y se ha mantenido en 2016. De hecho, el endeudamiento del grupo alcanza ahora mismo los 3.877 millones de euros, casi 4 veces Ebitda, de los que más de la mitad se encuentra ‘colocada’ en el Mercado de Renta Fija con vencimiento a finales de año; aunque las fuentes consultadas dan por descontado que se renovarán debida la buena evolución y aceptación que han tenido. El resto, algo más de 1.500 millones, es deuda bancaria, que se encuentra negociada –teniendo el próximo vencimiento en 2018 por un importe de 260 millones de euros-.

Además, y durante el 2016, el Grupo El Corte Inglés ha cerrado el plan de bajas incentivadas que tenía en marcha. El primero que ha desarrollado en su historia, y por el que han abandonado la compañía 1.341 personas con un coste de 178 millones, según han confirmado diversas fuentes a EL ESPAÑOL. Esto ha hecho que, por segundo año consecutivo, el gasto en personal se haya reducido hasta los 2.522 millones de euros; pese a que posteriormente se han incorporado otras 1.200 personas, lo que ha hecho que la plantilla media se haya mantenido en el entorno de las 92.000 personas.