El comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, durante la rueda de prensa de este lunes

El comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, durante la rueda de prensa de este lunes CE

Macroeconomía

España se juega 2022 a un verano con turismo prepandémico y el despliegue de los Next Generation

El impacto de la guerra en Ucrania y la inflación asociada retrasa casi un año la recuperación.

17 mayo, 2022 03:38
Bruselas

Noticias relacionadas

"Si se tienen en cuenta las circunstancias de las otras grandes economías, la senda de crecimiento que pronosticamos para España es bastante fuerte. Y eso tiene que ver con el impacto positivo de la ejecución temprana de algunas de las medidas del plan de recuperación (Next Generation) y, por supuesto, con la reapertura de la economía y en particular del turismo", responde a este periódico el comisario de Asuntos Económicos, el socialista italiano Paolo Gentiloni.

En sus previsiones económicas de primavera, la Comisión Europea ha empeorado considerablemente las cifras de España debido al impacto de la guerra en Ucrania y del descontrol de precios. Tras el avance del 5,1% registrado en 2021, la economía de nuestro país se ralentizará hasta el 4% este año (1,6 puntos menos de lo que la propia Bruselas había calculado en febrero) y al 3,4% en 2023 (un punto menos).

Un frenazo en la actividad agravado por la escalada imparable de la inflación, que aumentará desde el 3% de media en 2021 hasta el 6,3% en 2022. El Ejecutivo comunitario espera que los precios empiecen a bajar lentamente a mediados de año, ayudados por las medidas adoptadas por el Gobierno, como las subvenciones a los carburantes o el tope al precio del gas en el mercado mayorista.

Con esta revisión, el Ejecutivo comunitario recorta considerablemente las previsiones publicadas por el Gobierno de Pedro Sánchez hace apenas un par de semanas. La vicepresidenta primera y responsable de Asuntos Económicos, Nadia Calviñohabía calculado una expansión del 4,3% para este año y del 3,5% para el año que viene.

Pese a todo, y como destaca Gentiloni, España crecerá este año por encima de la media de la eurozona y de la UE (2,7% en ambos casos) y del resto de grandes potencias europeas: Francia (3,1%), Italia (2,4%) y en particular Alemania (1,6%). Las previsiones de Bruselas no contemplan un corte total de suministro de gas desde Rusia. En esta hipótesis extrema, la UE apenas avanzaría un 0,2%, mientras que la inflación se dispararía a cerca del 10%. Es decir, un escenario de estanflación que asusta a los dirigentes comunitarios.

Previsión de crecimiento para los países de la UE en 2022

Previsión de crecimiento para los países de la UE en 2022

El factor diferencial que explica el mejor comportamiento de España respecto al resto de socios europeos es el turismo. "La reactivación de la actividad turística ha sido el principal motor del crecimiento económico desde el verano de 2021 y se espera que mantenga su impulso en 2022, lo que permitirá una gran contribución de las exportaciones netas al crecimiento del PIB", señala el informe de la Comisión.

Tras una primera mitad del año anémica por el impacto de la guerra en Ucrania, el Ejecutivo comunitario espera que la actividad en España se acelere a partir de julio "gracias a la ejecución más rápida de las inversiones del plan de recuperación y de cierta reactivación del consumo privado".

Solicitud de créditos

España es el Estado miembro de la UE más adelantado en la puesta en práctica de los fondos Next Generation y el único que ha pedido ya el pago del tercer tramo de ayudas (12.000 millones). Bruselas examina ahora si el Gobierno de Pedro Sánchez ha cumplido correctamente las reformas exigidas a cambio, en particular la laboral y la primera parte de pensiones.

La vicepresidenta Calviño ha anunciado además que en verano solicitará a Bruselas la activación de los créditos Next Generation, que se usarán para amortiguar el impacto de la guerra y acelerar la transición digital y verde. "De momento hay más de 200.000 millones de préstamos que no se han solicitado. También sabemos que hay países que están dispuestos a realizar esta petición. Uno de ellos podría ser España, y le corresponderían alrededor de 70.000 millones en créditos", ha confirmado Gentiloni.

España se juega por tanto el crecimiento de 2022 a un verano con turismo prepandémico y al despliegue de Next Generation. Sin embargo, el impacto de la guerra en Ucrania y la inflación asociada retrasará casi un año la recuperación del nivel de PIB previo al estallido de la Covid-19. Un hito que no se logrará hasta el tercer trimestre de 2023, en lugar de finales de 2022 como estaba previsto.

"En el último trimestre de 2021, la producción en siete Estados miembros (incluyendo Alemania, España e Italia) no había alcanzado su nivel previo a la pandemia del último trimestre de 2019. Las revisiones a la baja del crecimiento en 2022 implican que esta meta se alcanzará más tarde de lo previsto: en el cuarto trimestre de 2022 en Alemania e Italia (en lugar del segundo trimetre); y en el tercer trimestre de 2023 en España (en lugar del cuarto trimestre de este año)", dice el informe.

Evolución del PIB trimestral desde el estallido de la pandemia

Evolución del PIB trimestral desde el estallido de la pandemia

Es decir, nuestro país se sitúa a la cola de la recuperación en la Unión Europea, tras haber sufrido el mayor desplome en 2020 (-10,8%). "Estas diferencias (en el ritmo de rebote) pueden explicarse en parte por rasgos estructurales, como la importancia del turismo o la industria, y por cómo las restricciones relacionadas con la pandemia y las perturbaciones en las cadenas de suministro afectaron a estos sectores", señala Bruselas.

"Los efectos de la invasión rusa de Ucrania han extendido la lista de factores que explican los heterogéneos resultados en materia de crecimiento", prosigue el informe. 

Riesgos a la baja

Además, el Ejecutivo comunitario admite que sus previsiones económicas para España están sujetas a una elevada incertidumbre y múltiples riesgos a la baja. En primer lugar, una escalada adicional en los precios de la energía podría golpear con dureza la actividad en sectores como el transporte, la construcción y la industria electrointensiva.

Las decisiones de consumo e inversión podrían posponerse hasta que pasen las actuales turbulencias, lo que impactaría en un menor crecimiento. El consumo privado puede sufrir todavía más por el impacto persistente de la inflación en el poder adquisitivo de los hogares, especialmente de los que tienen menos ingresos.

Además, la falta de materias primas en sectores que reciben una elevada proporción de fondos Next Generation (como la construcción) corre el riesgo de afectar a la puesta en marcha de las inversiones digitales y verdes previstas en el plan de recuperación de España.

El único rayo de optimismo de Bruselas se refiere precisamente a las ayudas Next Generation y a las reformas previstas en el plan de recuperación de España, cuyo impacto positivo en el crecimiento y la inversión podría ser mayor que el inicialmente calculado.

El impacto de las pensiones

Pese a todos los vientos en contra, el Ejecutivo comunitario prevé que el paro en nuestro país siga bajando hasta el 13,4% este año y el 13% en 2023. Aún así, España seguirá siendo líder de la UE en desempleo, con una tasa que duplica la media de la eurozona. Los salarios crecerán, pero menos que los precios, lo que se traducirá en mayores pérdidas de poder adquisitivo y una caída del ahorro.

En 2022, el déficit público bajará desde el 6,9% al 4,9% gracias al crecimiento y a la fuerza de los ingresos tributarios, particularmente de los impuestos sobre la producción y las importaciones. En el lado del gasto, las medidas para aliviar el impacto de la guerra en Ucrania impedirán una reducción más intensa.

Para el año que viene, la Comisión prevé que el déficit se reduzca al 4,4% (todavía por encima del 3% que marca el Pacto de Estabilidad) debido también al crecimiento y a una cierta moderación del gasto. "No obstante, la indexación de las pensiones podría resultar en un gasto mayor del previsto si persisten las presiones inflacionistas", avisa el informe.

Gentiloni ha explicado que Bruselas está examinando ahora esta primera parte de la reforma de las pensiones, ya que forma parte de las medidas exigidas a cambio del nuevo tramo de 12.000 millones de Next Generation. Pero ha subrayado que "España también se ha comprometido a aprobar un paquete de medidas que garanticen que el sistema de pensiones sea fiscalmente sostenible". Una segunda parte que tiene que estar lista a finales de este año.

Guerra Rusia -Ucrania