La próxima fecha clave es el martes 13 de julio. Tras recibir una evaluación positiva de la Comisión de Ursula von der Leyen, el plan de inversión y reformas preparado por el Gobierno de Pedro Sánchez todavía tiene que sortear un último obstáculo antes de poder desbloquear las ayudas de 70.000 millones de euros: la aprobación por parte del Ecofin, el órgano que reúne a los ministros de Economía de los 27 Estados miembros. Un visto bueno que todas las partes dan ya por descontado. Se descarta que los países frugales (Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia) vayan a intentar bloquear ahora el plan español.

Noticias relacionadas

La propia vicepresidenta económica, Nadia Calviño, sostiene que no habrá "ningún problema" para la aprobación del plan de Sánchez en el Ecofin. ¿Tiene previsto mantener en los próximos días algún tipo de reunión o conversación con los ministros de los países más ortodoxos que siempre han desconfiado de España? "Estoy segura de que en estos dos días tendremos ocasión de hablar con los distintos ministros para tomar el pulso de la situación, pero no tengo ninguna indicación de que vaya a haber ningún problema para la aprobación de los planes de recuperación en el próximo Ecofin de julio", ha respondido en Luxemburgo, donde asiste a la reunión del Eurogrupo y del Ecofin.

El presidente del Eurogrupo, el irlandés Paschal Donohoe, aunque dice que no quiere prejuzgar la decisión final, en la práctica da por hecha también la adopción de los planes. Donohoe ha asegurado que todos los ministros consideran "exhaustivo" y "muy creíble" el examen de la Comisión, que ha puntuado al plan de Sánchez con 10 sobresalientes y un aprobado.

En segundo lugar, el presidente del Eurogrupo sostiene que todos los ministros comparten además el diagnóstico de que "la velocidad es importante a la hora de aprobar estos planes y desplegar la financiación". "Todos sabemos que hay ciudadanos y empresas que confían en estos fondos para convertir un rebote en una recuperación", ha resaltado Donohoe.

También el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, ha escrito un tuit en el que da por hecho que el Ecofin del 13 de julio aprobará no sólo el plan de España, sino los otros 12 que llegaron la primera semana: Bélgica, Dinamarca, Alemania, Grecia, Francia, Italia, Letonia, Luxemburgo, Austria, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia.

Un optimismo que comparten también las grandes potencias de la eurozona: "Nuestros expertos lo están examinando, pero me sorprendería que hubiera problemas con el plan de España", asegura a EL ESPAÑOL un diplomático europeo. 

Los planes de recuperación se aprueban en el Ecofin por mayoría cualificada: deben votar a favor al menos 15 de los 27 Estados miembros que sumen el 65% de la población total de la UE. Eso significa que los frugales no tendrían por si solos minoría de bloqueo si deciden oponerse al plan español. La buena nota de Bruselas les complica además justificar su rechazo.

Además, el primer ministro holandés, Mark Rutte, el más duro en las negociaciones para crear el fondo Next Generation el año pasado, está ahora enredado en las negociaciones para formar un nuevo Gobierno tras las elecciones del pasado marzo y ni siquiera ha enviado su propio plan de recuperación a Bruselas. No puede dar ejemplo.

La luz verde de los ministros de Economía de la UE desbloquea automáticamente el primer tramo de ayudas, un anticipo de 9.000 millones de euros que corresponde al 13% de los 70.000 millones de subvenciones solicitadas. El Ejecutivo comunitario todavía confía en que el dinero llegará a España a finales de julio.

En todo caso, aunque el Ecofin apruebe el plan español, Holanda o cualquier Estado miembro todavía conservará su potestad para bloquear los siguientes pagos activando el 'freno de emergencia' si considera que Sánchez no pone en marcha las reformas prometidas en pensiones o reforma laboral.