Juan Sanhermelando José Manuel Del Puerto

"Es un día auténticamente histórico para nuestra Unión Europea", ha proclamado la presidenta Ursula von der Leyen. Bruselas ha concluido con éxito este martes la primera emisión de eurobonos para pagar los planes de recuperación de España y el resto de Estados miembros con los fondos Next GenerationEn total, la Comisión Europea ha captado 20.000 millones de euros, el doble de lo que tenía previsto inicialmente, con un bono a 10 años por el que pagará un interés "ventajoso" inferior al 0,1%.

Noticias relacionadas

"Es la mayor emisión institucional de deuda en Europa hasta ahora", ha destacado Von der Leyen. La emisión ha atraído un "gran interés" por parte de una gran variedad de inversores: la demanda ha sido más de siete veces superior a la oferta final y alcanzó los 142.000 millones, según los datos aportados por la Comisión Europea.

Al calor de este éxito, el Ejecutivo comunitario ha confirmado que tiene previsto realizar otras dos emisiones de deuda antes del verano: la primera a finales de junio y la siguiente en julio. El volumen de demanda prácticamente igualaba el conseguido por la colocación más abultada realizada aún por una institución europea, cuando hace cerca de un año el fondo de garantía laboral comunitario SURE registró una demanda récord de 145.000 millones de euros para uno de sus bonos sociales.

El primer desembolso

El dinero captado este martes servirá para desembolsar la ronda inicial de anticipos de Next Generation. El Ejecutivo comunitario tiene previsto dar luz verde este mismo miércoles a los dos primeros planes de inversión y reformas: el de Portugal y el de España. Von der Leyen viaja a Madrid para entregar en mano su evaluación al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El aprobado de Bruselas despeja el camino para un primer pago de 9.000 millones en el caso de España, que llegará probablemente en agosto.

La presidenta ha explicado que el mensaje que quiere trasaladar con su viaje al Gobierno español (y al resto) es que lo importante ahora es ejecutar las reformas comprometidas. "Nos mantendremos muy vigilantes para que la puesta en marcha del plan sea rigurosa", ha asegurdo Von der Leyen. Tras España, la presidenta tiene previsto vistar Grecia, Dinamarca y Luxemburgo.

Veto a 10 entidades

En el estreno de Next Generation en los mercados, Bruselas ha contado como bancos colocadores principales con BNP Paribas, DZ BANK, HSBC, IMI-Intesa Sanpaolo y Morgan Stanley. Danske Bank y Banco Santander han ejercido de cosubscriptores.

Además, se ha conocido que el Ejecutivo comunitario ha excluido de su red de intermediarios a 10 entidades implicadas en cárteles ilegales, entre las que están JP Morgan, Citigroup, Bank of America y Barclays, según ha adelantado el FT. Así, el ejército de 39 entidades internacionales -incluidos BBVA y Banco Santander- con el que cuenta Bruselas queda, de momento, algo reducido. 

Más del 50% de la emisión se ha quedado en la UE, mientras que el 13% ha sido adquirida por inversores de Asia y las Américas. Por tipo de inversor, los bancos centrales han comprado una cuarta parte de los bonos, los gestores de fondos el 37% y los fondos de pensión el 11%.

Los analistas destacan que uno de los factores que ha despertado el apetito del mercado es que esta emisión cuenta con la máxima calificación 'AAA' por parte de las agencias de medición de riesgos Moody's, Fitch y DBRS. Un rating cada vez más escaso en los mercados de renta fija que son la materia prima de fondos conservadores de deuda así como de los monetarios.

Objetivo anual

En total, Bruselas quiere captar este año “alrededor de 80.000 millones de euros en bonos a largo plazo” y otros 20.000 millones en letras con el fin de financiar los planes de recuperación en las condiciones más ventajosas posibles. Las primeras operaciones seguirán siendo emisiones sindicadas, pero a partir del otoño el Ejecutivo comunitario realizará también subastas abiertas.

En otoño, la Comisión iniciará además las emisiones de bonos verdes, a través de los que se espera captar la suma total de 270.000 millones de euros. "Eso duplicará el actual mercado de bonos verdes", ha resaltado el comisario de Presupuestos, el austríaco Johannes Hahn.

"Aparte de su contribución sustancial a la recuperación de la UE, las emisiones de Next Generation convertirán a la Unión en un actor clave en los mercados de deuda y reforzarán el papel internacional del euro", sostiene Hahn. En este caso, se espera que el apetito inversor por activos sostenibles sea un punto más a favor del éxito en la colocación de estos papeles.