20 ejes vertebradores para repartir 70.000 millones de euros, la mitad de los 140.000 millones comprometidos por la Unión Europea. El Gobierno ha hecho público esta tarde el detalle de su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que sienta las bases de la mayor inversión que ha recibido España en toda su historia.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez adelantó a medio día los diez principales y casi al finalizar el martes se ha conocido la totalidad del destino de la inversión para los próximos tres años. Un Plan en el que se priorizará la transición ecológica y la digitalización entrando en macroplanes tractores como el coche eléctrico, la rehabilitación de edificios y el 5G, pero también la preservación de recursos hídricos o la economía de los cuidados. Así se gastará el dinero de Europa.

La estrategia de movilidad sostenible -que incluye el coche eléctrico así como sus puntos de recarga- recibirá unos recursos de 13.200 millones de euros, el programa de rehabilitación de viviendas y eficiencia energética de los mismos tendrá 6.820 millones de euros y la modernización de las Administraciones públicas se llevará 4.315 millones.

El plan de digitalización de las pymes recibirá 4.060 millones de euros, el despliegue y desarrollo de 5G 4.000 millones de euros, la nueva política industrial y estrategia de economía circular 3.780 millones, el plan nacional de competencias digitales 3.590 millones y el sector turístico recibirá 3.400 millones.

Del mismo modo, el sistema nacional de Ciencia e Innovación recibirá 3.380 millones, y el apoyo de las energías renovables tendrá 3.165 millones de euros en este Plan. 

Por otro lado, la denominada nueva economía de los cuidados, es decir, la anteriormente conocida como dependencia se lleva 2.462 millones de euros; las nuevas políticas públicas para un mercado de trabajo inclusivo se quedan con 2.363 millones y la preservación del litoral y recursos hídricos se apunta 2.091 millones.

El plan de formación profesional se queda con 2.076 millones, la modernización y digitalización del sistema educativo con 1.648 millones y la conservación y restauración de ecosistemas y biodiversidad se queda con 1.642 millones.

La hoja de ruta del hidrógeno renovable tendrá 1.555 millones, las infraestructuras eléctricas 1.365 millones, la renovación y modernización del sistema sanitario se queda con 1.069 millones y la estrategia de Inteligencia Artificial (IA) se lleva 500 millones de euros.

Este plan incluye las políticas y medidas que a corto, medio y largo plazo quiere implantar el Gobierno y a las que se dedicarán los 140.000 millones que nuestro país recibirá en ayudas y préstamos a través del Plan Next Generation EU

Se trata de propuestas destinadas sobre todo a dar un salto cualitativo para el tejido productivo español en campos como la digitalización o la transición energética. Sin embargo, también se incluyen importantes reformas políticas que se tienen que aplicar este 2021 en los campos tributarios, laboral y pensiones.

También dentro del Plan de Recuperación están los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica (PERTE), que son nuevas fórmulas para la colaboración público-privada destinadas a movilizar miles de millones de euros de manera transversal, contando con varias empresas.

El primero de estos PERTE, que tienen que recibir el visto bueno individual de Bruselas, debería ser Future Fast Forward, un proyecto multisectorial para fabricar el coche eléctrico en España liderado por Seat y en el que participan Iberdrola, Telefónica y CaixaBank, entre otras empresas.