Bruselas

El Gobierno de Pedro Sánchez debe fijar un calendario vinculante con objetivos concretos tanto en la reforma laboral como en la de las pensiones si quiere recibir con carácter urgente los 140.000 millones de euros de ayudas de la UE para amortiguar el impacto de la crisis del coronavirus. Este es el mensaje que le ha transmitido este lunes el Eurogrupo a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, que ha hecho una presentación a sus colegas del plan de España para gastar el dinero.

Noticias relacionadas

El comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, ha explicado al término de la reunión virtual que el principal problema del plan de España (y de otros países como Italia) es la falta de detalles sobre las reformas que exige la UE a cambio de los fondos de reconstrucción

"Lo que estamos pidiendo es un fuerte compromiso con las reformas y detalles sobre los objetivos y las metas", ha señalado Gentiloni en rueda de prensa al ser preguntado si estaba satisfecho con las explicaciones de Calviño sobre la reforma laboral y de las pensiones.

"Creo que estamos en la buena dirección con España, pero por supuesto tenemos que trabajar juntos todavía unos cuantos días y semanas", ha resaltado.

El comisario de Asuntos Económicos apunta que lleva "muchos días" negociando el plan de reformas con las autoridades españolas y que ya se ha reunido personalmente con tres ministros: la propia Calviño; el responsable de Seguridad Social, José Luis Escrivá, para hablar de pensiones; y la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, para abordar la situación del mercado laboral.

Eso sí, Gentiloni asegura que la vicepresidenta ha realizado una "presentación brillante y exhaustiva" del plan español. También el presidente del Eurogrupo, el irlandés Paschal Donohoe, ha dicho que la exposición ha sido "excelente". Antes del inicio de la reunión, Calviño ha indicado que su prioridad era meter prisa al Eurogrupo para que el dinero empiece a fluir cuanto antes a los países más golpeados por la pandemia, como España.

Nadia Calviño, durante su última reunión en Bruselas con el comisario Paolo Gentiloni Jennifer Jacquemart/CE

"Los planes de recuperación son instrumentos macroeconómicos contracíclicos y es ahora cuando necesitamos hacer un esfuerzo de inversiones y de reformas para tratar de compensar el impacto negativo de la pandemia, sobre todo en aquellos países más afectados, como ocurre con España", ha insistido Calviño.

En este sentido, el comisario de Asuntos Económicos ha señalado que espera que el reglamento que fija las condiciones de las ayudas entre en vigor durante la segunda quincena de febrero. A partir de este momento, España y el resto de países podrán ya presentar oficialmente sus planes de inversión y reformas.

A partir de ese momento, el Ejecutivo comunitario dispone de un plazo de dos meses para evaluarlos, mientras que el Ecofin tendrá un mes adicional para dar su visto bueno. El objetivo es que las ayudas empiecen a llegar antes del verano. Sánchez ha presupuestado 27.000 millones en 2021 y espera un primer tramo de prefinanciación de 10.000 millones. El resto del dinero llegará a medida que se vayan cumpliendo las condiciones en materia de reformas. De ahí que Bruselas reclame un calendario con metas concretas.

Durante su reunión de este lunes, el Eurogrupo ha reiterado que la prioridad ahora es mantener una política presupuestaria expansiva con el fin de sostener a los trabajadores, empresas y hogares más golpeados por la pandemia, incluso en los países más endeudados como España o Italia. "La respuesta no es un regreso prematuro a la normalidad o la retirada de las medidas de apoyo, la respuesta es hacer un buen uso de los fondos europeos", sostiene Gentiloni. 

El comisario de Asuntos Económicos ha pedido además a todos los Gobiernos que aceleren la ratificación de la decisión que permitirá a Bruselas emitir deuda común en los mercados para financiar el fondo de reconstrucción de 750.000 millones de euros.