El gasto público puede llegar a aumentar en España este año entre 10 y 11 puntos porcentuales, hasta superar el 52 % del producto interior bruto (PIB), debido a la situación económica creada por la pandemia de coronavirus, según las previsiones de BBVA Research.

Algo menos de la la mitad de ese incremento sería consecuencia de la contracción de la economía, un par de puntos o menos a las prestaciones por desempleo y tres o cuatro puntos a las medidas adoptadas para hacer frente a la epidemia.

BBVA Research considera que deberían reducirse el próximo año pero, pese a ello, "se mantendrán estructuralmente elevados, lo que exigirá demostrar que se está haciendo el mejor de los usos de los recursos públicos".

La entidad bancaria señala igualmente que mantener el peso del gasto público en el PIB "habría requerido recortes que hubiesen redundado en contracciones más severas de la actividad".

Noticias relacionadas

Por ello, el crecimiento del gasto en términos de PIB que deberá reflejarse en los próximos presupuestos generales, aumentará tanto los mayores desembolsos como la fuerte contracción de la economía que se espera para lo que resta de este año.

"Carácter estabilizador"

BBVA Research considera que el consumo y la inversión de las Administraciones Públicas "tiene un carácter estabilizador", por lo que el mantenimiento del gasto genera "certidumbre" en la parte que depende de sus desembolsos.

El análisis apunta también a los estabilizadores automáticos, en concreto a las prestaciones por desempleo, factor que sería responsable del aumento de uno o dos puntos del gasto público. Entre tres y cuatro puntos de ese gasto público adicional responderían a las medidas discrecionales adoptadas para hacer frente a la epidemia, como la transferencia de 17.000 millones a las comunidades autónomas o los incentivos a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

En lo referente al futuro, el informe avanza que, si no se produce un nuevo periodo de confinamiento generalizado, la recuperación económica debería reducir el porcentaje del gasto público en relación al PIB. Así, si la economía creciera el próximo año un 7%, solo ese factor reduciría en cuatro puntos porcentuales el gasto público, según los cálculos de BBVA Research. El coste de los ERTE debería disminuir a medida que los trabajadores incluidos en ellos vayan recuperando sus empleos.

No obstante, BBVA Research precisa que el gasto público continuará siendo elevado durante los próximos años, entre otras razones por un ajuste "más prolongado" en sectores clave como el turismo y por las necesidades de inversión en el ámbito de la salud pública.