Bruselas

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha avisado a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE durante la videocumbre de este viernes de que un fracaso a la hora de aprobar rápidamente el fondo de reconstrucción poscoronavirus de 750.000 millones de euros para salir al rescate de España e Italia provocaría un shock en los mercados financieros que agravaría todavía más la crisis.

Noticias relacionadas

Lagarde ha explicado a los líderes europeos que el BCE espera un desplome económico del 13% en la eurozona durante el segundo trimestre del año y una contracción sin precedentes del 8,7% para 2020. Además, les ha dicho que lo peor del impacto de la crisis en el empleo "todavía está por venir" y que golpeará con especial dureza a los jóvenes, según han confirmado a EL ESPAÑOL fuentes diplomáticas.

Las medidas adoptadas hasta ahora para amortiguar el impacto de la crisis tanto a nivel nacional como de la UE han tenido efectos positivos: han sentando las bases para un rebote a finales de año y han ayudado a "comprar tiempo". "Esto se ha reflejado en el sentimiento de los mercados, pero un fracaso a la hora de ofrecer resultados podría provocar un cambio en este sentimiento", sostiene Lagarde.

La banquera francesa ha pedido a los líderes europeos un plan anticrisis "amplio, rápido, flexible y firmemente anclado en reformas económicas". "Cuanto antes se apruebe el paquete, mejor para la economía de la UE", les ha dicho. El BCE cree que con determinación y unidad de acción, los jefes de Estado y de Gobierno están todavía a tiempo de demostrar que "Europa ha vuelto".

No hay tiempo que perder

También la presidenta de la Comisión Europea, la conservadora alemana Ursula von der Leyen, y el jefe de la Eurocámara, el socialista italiano David Sassoli, han urgido a los líderes europeos a cerrar un acuerdo cuanto antes. Von der Leyen sostiene que su propuesta de un fondo de reconstrucción de 750.000 millones es "ambiciosa y equilibrada".

"No solo ayuda a los países más golpeados por el virus, sino también a aquellos cuyas economías han sido golpeadas indirectamente por el confinamiento", sostiene la presidenta de la Comisión. Su mensaje a los jefes de Estado y de Gobierno es que "no podemos permitirnos ningún retraso".

Por su parte, Sassoli asegura que la Eurocámara no avalará ningún recorte en el tamaño del fondo como piden los países del norte (Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia). "No aceptaremos ninguna concesión ni rebaja de la posición inicial. Esta debe ser nuestro punto de partida, el objetivo es mejorarla, para asegurar que las importantes decisiones que tomamos ahora benefician a todos. No podemos dejar a nadie atrás", ha dicho a los líderes.

"El tiempo es un lujo que no nos podemos permitir. Debemos actuar con urgencia y valentía, ya que la ciudadanía, empresas y economías de la Unión Europea necesitan una respuesta inmediata. Las y los europeos esperan una acción audaz", ha insistido el presidente de la Eurocámara.