Arturo Criado Agencias

El Banco Central Europeo de Christine Lagarde mete más presión a los líderes del Eurogrupo para que lleguen a un acuerdo que ayude a los países a hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus. 

Noticias relacionadas

La encargada de hacerlo ha sido la propia Lagarde en un post en el blog del Banco Central Europeo. En él destaca que "los gobiernos deben apoyarse mutuamente para desplegar una respuesta política óptima frente a un choque común del que nadie es responsable". Unas palabras recogidas en un pequeño informe en el que recoge el papel que está teniendo el organismo en la ayuda a los Estados contra la parálisis económica. 

Se trata de un documento en el que la institución que preside Christine Lagarde recuerda a los miembros de la eurozona que "la alineación completa de las políticas fiscales y monetarias, y un campo de juego nivelado contra el virus, es la mejor manera de proteger nuestra capacidad productiva y el empleo".

Nuevas medidas

Sólo así, continúa, se podrá volver "a tasas de crecimiento e inflación sostenibles una vez que pase el brote de coronavirus". 

Toda una advertencia de la importancia que tiene que se adopte una respuesta conjunta, que no pase sólo por recurrir a los 500.000 millones de euros ya puestos encima de la mesa a través del Mede, el Banco Europeo de Inversiones y el fondo de garantía de desempleo. 

Es decir, de forma sutil está reclamando la puesta en marcha de coronabonos o cualquier otra forma de mutualización de la deuda. Algo que volverá a debatirse en la reunión que los ministros de Economía van a mantener este jueves tras el fiasco del encuentro del pasado martes. 

Lagarde recuerda que el Covid-19 es un golpe económico completamente nuevo al que no es posible responder con las recetas del pasado. "Necesitamos políticas que se ocupen sobre todo de los más expuestos a esta crisis", subraya.

Nuevas recetas

La exministra francesa ha indicado que esta crisis es "especial" porque la "drástica" caída de la actividad económica es consecuencia de la decisión de obligar a los trabajadores a quedarse en casa.

"Ello crea la necesidad de evitar que empresas que son viables cierren y que sus empleados pierdan sus puestos de trabajo como consecuencia de una crisis transitoria de la que no son culpables", ha apostillado Lagarde, tras lo cual ha asegurado que los trabajadores están en la situación de riesgo más grave desde los años 30.

En este sentido, la presidenta del BCE ha abogado por mantener a la economía en "estado latente", lo más cerca posible de su estado anterior a que comenzara a expandirse el brote vírico.

En el blog, Lagarde también ha explicado las medidas que ha tomado el BCE en las últimas semanas para apoyar la economía, entre las que se incluye un paquete de compra de activos de 750.000 millones y subastas de liquidez con condiciones ventajosas para apoyar el préstamo por parte del sector bancario.

"Desde el BCE no toleraremos que las condiciones de financiación empeoren en medio de uno de los mayores cataclismos macroeconómicos vividos en tiempos modernos. Pero nuestra respuesta será más contundente si todas las políticas se refuerzan entre sí", ha insistido la banquera central.