Los datos ofrecidos por el servicio público de empleo estatal han arrojado los peores datos de paro de la historia en España: ha aumentando un 9% más que en febrero, afectando a 302.000 personas más en su conjunto y sumando un total de 3.548.312 personas desempleadas en todo el territorio. Desde el sindicato UGT denuncian que estas malas cifras no reflejan otra cosa que "la elevada temporalidad injustificada" en los contratos de trabajo que en una situación de crisis económica como la actual "ha facilitado la destrucción masiva de empleo, incluso mayor que en 2008", cuando la crisis financiera. En la misma línea, han lamentado que "hoy se ha puesto de manifiesto que el mercado de trabajo español es de una fragilidad terrible". 

Noticias relacionadas

La secretaria de Empleo de UGT, Mari Carmen Barrera, señalaba, además, que de estos datos se desprende también la mala noticia de que muchos empresarios no han optado por acogerse a los ERTE (Expediente Temporal de Regulación de Empleo) pese al acuerdo de los agentes sociales frente al parón de la actividad laboral por la pandemia del coronavirus

Por su parte, el secretario de UGT, Pepe Álvarez, subrayaba en declaraciones a Radio Nacional que el aumento del paro se ha cebado "una vez más con la población activa que sufre más la precariedad laboral: las mujeres y los jóvenes" y con los sectores más débiles "la hostelería y la restauración".

"Ya teníamos un nivel de desempleo alto pero con la crisis del coronavirus esta situación precaria se ha agravado", ha alertado Álvarez. No obstante, el líder sindical se ha mostrado optimista. "Si hay suerte y todo va bien cuando pase esta pandemia, podremos recuperar el empleo", ha incidido tras apuntar que el impacto de la crisis tiene una relación muy directa con lo que dure la pandemia y la situación de confinamiento.

Por ello, ha animado al Gobierno a ir estudiando la manera más optima de ir recuperando la actividad laboral para salir de este estado de hibernación. "Habrá que ver cuáles son los sectores que movilizan a menos personas para que en cuanto se levanten un poco las restricciones puedan ir retomando la actividad y que no sea un acto de improvisación por parte del Ejecutivo", ha reflexionado.